En portada

“Conoce, habla, actúa”
“Conoce, habla, actúa”

Conoce, Habla, Actua_grupo.

48 años ago

“Conoce, habla, actúa”

Si no existiera el tabaco, el cáncer de pulmón sería una enfermedad rara. 

“Conoce, habla, actúa”. Podría ser el titulo de una película pero es el nombre de una campaña contra el cáncer de pulmón.

Situación del cáncer de pulmón en España

En 2015 se diagnosticaron  247.771 nuevos casos de cáncer en España. El tercer tumor más frecuente en nuestro país es el cáncer de pulmón  con 28.347 casos anuales (tras el cáncer colorrectal y de próstata).

La doctora Rosario García Campelo, portavoz de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) explica que “el cáncer de pulmón encabeza el mayor número de fallecimientos por cáncer en España, con 21.220 muertes en el año 2014, seguido del cáncer colorrectal, cáncer de páncreas, mama y próstata”. Lo que supone que en 2016 murieron 20 veces más personas por esta enfermedad que por accidentes de tráfico .

La unión hace la fuerza

Para hablar de la situación del cáncer de pulmón en nuestro país y dar a conocer la importancia de los biomarcadores, cuatro sociedades científicas y una asociación de pacientes se han reunido en Madrid con el fin de presentar la campaña “Conoce, habla, actúa”. Se tratan de  la Asociación Española de Afectados de Cáncer de Pulmón (AEACaP), el Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), la asociación Investigación del Cáncer de Pulmón en Mujeres (ICAPEM), la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Problema socio-sanitario 

La doctora García Campelo ha destacado que “la divulgación, socialización, información y el aumento de la visibilidad de una patología tan frecuente como el cáncer de pulmón es fundamental. Todos, y en el todos incluyo a profesionales sanitarios, administración sanitaria, pacientes, familiares, población sana y especialmente población joven, debemos ser conscientes de la magnitud de esta enfermedad, de la importancia de su prevención (con una causa claramente conocida como es el tabaco), y la relevancia de potenciar la investigación, que es el arma fundamental para el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas”.

Biomarcadores y tratamiento personalizado

En el caso del cáncer en general, y de los tumores de pulmón en particular, los tratamientos son cada día más individualizados gracias al análisis de biomarcadores. Son moléculas que se pueden encontrar en las células tumorales. En los últimos años, el descubrimiento de determinados biomarcadores específicos de diferentes subtipos de cáncer de pulmón ha sido clave para individualizar su  tratamiento. Por eso, la campaña pone el acento en la importancia de que oncólogos y pacientes dispongan de todas las piezas, de toda la información sobre el tipo de cáncer de pulmón de cada paciente.

Los tests de biomarcadores son especialmente útiles en el tipo de cáncer de pulmón denominado no microcítico (CPNM), el cáncer de pulmón más frecuente. Representa alrededor del 85 % de todos los casos. Algunos biomarcadores que utilizan los oncólogos para determinar el mejor tratamiento para cada paciente son ALK, EGFR, KRAS,  PD-L1 y ROS-1.

Relación biomarcadores y fármacos 

“Gracias a los biomarcadores, el diagnóstico de cáncer de pulmón ha cambiado en los últimos 10 años” afirma el Dr. Federico Rojo, representante de la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP). Determinan qué fármacos pueden emplearse en cada paciente concreto.  Por ello, el diagnóstico de cáncer de pulmón es el mejor ejemplo de medicina de precisión. Se trata de una forma distinta de aproximación al diagnóstico y al manejo de los pacientes oncológicos. Esto es algo que exige una formación adecuada para los especialistas. Iniciativas de este tipo, que ponen el conocimiento a disposición de los pacientes y de la sociedad en general, son fundamentales para concienciar a la población, a las autoridades y médicos que tratan a los pacientes”.

Identificación de los subtipos de tumores 

El Dr. José Miguel Sánchez, portavoz del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), ha destacado como dos de los principales avances en el cáncer de pulmón en los últimos años “la identificación de subtipos de tumores basados en una alteración molecular tratable y la incorporación de la inmunoterapia al arsenal terapéutico, tanto en segunda línea como en primera línea en determinados pacientes”.

Mejor calidad de vida para el paciente

En este sentido ha destacado que estos fármacos que pueden revertir el bloqueo de la respuesta inmune ejercido por las células tumorales, y pudiendo permitir que las células del propio sistema inmune ataquen a las células del tumor, “conllevan unos efectos secundarios más ligeros y tolerables, con lo cual interfieren menos con la calidad de vida de los pacientes”.

El Dr. Sánchez ha subrayado que “en estos momentos, los avances son continuos, y con impacto positivo en el pronóstico y calidad de vida de nuestros pacientes, lo que nos permite ser optimistas por el panorama que se vislumbra en el futuro próximo”.

Si no existiera el tabaco, el cáncer de pulmón sería una enfermedad rara. 

El Dr. Javier de Castro, presidente del Grupo de Investigación del Cáncer de Pulmón en Mujeres (ICAPEM), ha querido recordar que el tabaco es el principal factor de riesgo en esta enfermedad. “Aproximadamente el 85-90% de casos de cáncer de pulmón está relacionado con el tabaquismo del paciente. Esta situación era muy superior en el varón en el siglo XX. Pero por desgracia los casos en mujeres están creciendo cuando en el varón están disminuyendo.

Preocupación por el aumento de casos en mujeres 

El aumento de los casos de cáncer de pulmón en mujeres supone una incidencia del 4% que es uno de los mayores índices de crecimiento en cáncer en general.

El doctor de Castro añade que la enfermedad suele aparecer a una edad más temprana y no siempre asociada a una historia previa de consumo de tabaco.  “En el cáncer de pulmón en mujeres hay un porcentaje del 30-40% de casos no relacionados con el tabaco, en esta situación puede ser más frecuente la presencia de tumores relacionados con mutaciones genéticas relevantes, susceptibles de ser tratados con dianas específicas”.

Falsa percepción del peligro por parte de los jóvenes 

No hace falta llegar a los 60 años para sufrir un cáncer de pulmón. “Hoy en día, cuenta el doctor de Castro, sabemos que entre los 16 y los 25 años, casi un 25% de los chicos y de las chicas son fumadores”. La prevención que tiene la gente es que fumar a estas edades no es un peligro y que viene años después. Este mito es totalmente falso puesto que a cualquier edad el tabaco es dañino.

La prevención concierne toda la sociedad

La Ley antitabaco 28-2005 que puso fin al tabaquismo en sitios públicos, ha sido muy importante para empezar a reducir el consumo del tabaco pero de ningún modo esta Ley debe relajarse como está pasando en algunos locales.

El fumador pasivo 

La exposición de la persona no fumadora a los problemas que desarrolla el tabaco existe tanto fuera como dentro de los hogares. Los niños cuyos padres fuman o que viven en un entorno de fumadores van a desarrollar más enfermedades respiratorias. También van a tener una mayor incidencia de consumo de tabaco. Si una madre fuma, se multiplica por cinco la posibilidad de que una hija fume.

Deshabituación tabáquica 

Es importante no criminalizar el fumador añade el doctor Javier de Castro. La deshabituación tabáquica debería estar presente en los programas de salud para ayudarles a dejarlo. No hay una grande apuesta por parte de la Administración para que estos fumadores dejen de serlo.

Programa de screening

El cáncer de pulmón se suele detectar en etapa avanzada. No existe un programa de screening que permita diagnosticarlo en fase precoz. Tampoco herramientas que cambien la evolución de la enfermedad como es el caso del cáncer colorrectal, cáncer de mama o cáncer de cuello uterino.

Programa para población de riesgo

Un programa centrado en fumadores con problemas respiratorios de entre 50 y 70 años permite detectar el cáncer en fase temprana (TAC de baja radiación). Estos programas se han mostrado eficaces cuando están unidos con programas de deshabituación tabáquica.

La estigmatización del fumador 

Bernard Gaspar, presidente de la Asociación Española de Afectados por Cáncer de Pulmón (AEACaP), cuenta que muchos de los pacientes que acuden a la asociación tiene un un sentido de culpabilidad por haber fumado. Necesita apoyo humano y psicológico. A menudo es un familiar que pide esta ayuda y no el propio paciente porque no se atreve.

Información entendible

Gaspar añade que  “el paciente necesita una información detallada pero a la vez sencilla y comprensible. El afectado quiere saber sobre su enfermedad. Pero sobre todo quiere disponer de información acerca de las opciones terapéuticas existentes y los avances que se producen en el ámbito de la investigación y la ciencia. Por ejemplo, quiere saber qué son los ensayos clínicos y la posibilidad de participar en alguno de ellos, o entender mejor las nuevas posibilidades de tratamiento o de diagnóstico como los biomarcadores”.

“Esta campaña es un ejemplo del tipo de información que necesitan los pacientes y sus familias. Se trata de una campaña en la que se ofrece información clara, sencilla y práctica sobre un tema novedoso como son los biomarcadores, clave para la toma de decisiones en cuanto a la elección del tratamiento por parte del médico”, ha concluido Gaspar.

 

 

 

 

 

 

 

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistarose.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

CERRAR