En portada

Consejos para cuidar tu linfedema este verano
Consejos para cuidar tu linfedema este verano

Verano linfedema

48 años ago

Consejos para cuidar tu linfedema este verano

¿Debemos cuidarnos de forma diferente en verano cuando tenemos un linfedema? La Asociación Española de Linfedema (AEL) nos da sus recomendaciones.

Verano y linfedema

Cuando llega el verano y sube la temperatura, nuestro cuerpo reacciona acumulando más líquidos que cuando hace frío, debido a la dilatación de los vasos sanguíneos y el aumento de permeabilidad. Esto hace que tanto el sistema venoso como el linfático tengan más trabajo y más sustancias y desechos que eliminar. Si estos mecanismos no funcionan adecuadamente, aparecen los edemas (hinchazones) en cualquier parte del cuerpo: en la cara, en las manos, las piernas y sobre todo en los pies.

Si además nos enfrentamos a esta situación con un linfedema, ya partimos de un aumento de volumen y un mal funcionamiento del sistema linfático. Independientemente de su causa (radioterapia, cirugía, extirpación de ganglios…) es muy importante saber cómo actuar.

La Asociación Española de Linfedema recomienda las siguientes pautas: 

  • Cuida tu alimentación y aprovecha la variedad de frutas y verduras frescas de temporada
  • Trata de beber agua y evita las bebidas gaseosas y azucaradas
  • Utiliza tu prenda de compresión (manga, guante, medias) todo el tiempo que sea posible
  • Trata de evitar humedad en la piel y sobre todo en las zonas de pliegues y entre los dedos
  • Ten precaución con la manicura y pedicura, por el riesgo de pequeños cortes o heridas
  • Mantén la piel hidratada
  • Evita la exposición solar directa
  • Haz los ejercicios recomendados por tu fisioterapeuta siempre que puedas, y si tienes opción de elegir, hazlos en el agua. Siempre, de forma lenta y sin fatigarte. Evita el ejercicio vigoroso o de alta intensidad
  • Lleva ropa cómoda, evitando gomas y prendas ajustadas ya que dificultan la circulación
  • Si viajas, trata de obtener una receta médica o llevar antibióticos y desinfectantes necesarios en caso de infección.
  • Si viajas en avión, lleva puesta tu prenda de compresión y muévete con regularidad

¡Disfruta del verano! Solo debes tener precaución y escuchar tu cuerpo.

Si percibes cualquier cambio de volumen, de consistencia o dureza, de temperatura (sobre todo si se pone muy rojo y caliente), acude al médico o al fisioterapeuta especializado en linfedema. Recuerda que el linfedema es un problema de salud, una patología seria, no un problema estético. No confíes en cualquier profesional y solo ponte en manos expertas y cualificadas.

Por: Doctora Ángela Río

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistarose.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

CERRAR