Cáncer

Oncofisioterapia: la aliada del paciente
Oncofisioterapia: la aliada del paciente

Oncofisioterapia Foto: Toa Heftiba on Unsplash

49 años ago

Oncofisioterapia: la aliada del paciente

En la última década ha ido aumentado el abordaje multidisciplinar en el tratamiento de los pacientes con cáncer con el objetivo de mejorar su calidad vida. Esta tendencia hace que trabajen coordinadamente equipos profesionales formado por cirujanos, oncólogos médicos, oncólogos radioterápicos, patólogos, radiólogos, psicólogos, nutricionistas y también fisioterapeutas especializados en oncología.

¿Qué es la oncofisioterapia?

Conocida como oncofisioterapia es “la especialidad de la fisioterapia cuyo objetivo es el abordaje de las secuelas derivadas de un proceso oncológico”, explica Ana Serrano, fisioterapeuta especialista en linfedema y fisioterapia oncológica, cuyo trabajo comenzó en 2006 tratando a pacientes con linfedema secundario y cáncer de mama. Posteriormente, continuó su formación en distintas áreas específicas de abordaje de secuelas frecuentes en pacientes con cáncer. Desde hace siete años tiene su propio gabinete especializado.

Particularidades de la fisioterapia oncológica 

“La fisioterapia oncológica puede ayudar tanto a prevenir, como a mejorar, mantener o restaurar importantes secuelas como linfedema, limitación articular, fibrosis y retracción en cicatrices y musculatura, fatiga crónica, disfunciones ginecológicas o urológicas, entre otras”, dice Ana Serrano. Según ella, “numerosos estudios han demostrado que el ejercicio supervisado por un fisioterapeuta especializado disminuye la fatiga crónica, que es una consecuencia derivada de los tratamientos oncológicos”.

Adaptar el programa según las necesidades de cada persona 

El programa de ejercicio debe ser personalizado, adaptándolo a las condiciones en las que se encuentre el paciente. Tanto la duración como el programa deben ser  graduales y progresivos hasta alcanzar los niveles óptimos de cada paciente, incluyendo entrenamiento de fuerza, flexibilidad y ejercicio aeróbico.

Linfedema

En el caso del linfedema, la experta describe el método Leduc: “se basa en maniobras de Drenaje Linfático Manual (DLM) denominadas de ‘llamada’ y de ‘reabsorción’, que se realizan de forma, lenta y suave y facilitan los mecanismos de reabsorción del linfedema. Además, produce un efecto relajante y analgésico. El linfedema se trata aplicando Terapia Descongestiva Compleja, que incluye además de DLM, vendajes de compresión y prendas de contención cuyo objetivo es reducir y mantener el máximo posible el volumen del miembro afectado, ayudando de esta forma a los pacientes no solo a su calidad de vida sino también disminuyendo la incidencia de problemas mayores o infecciones”.

¿Cuáles son los objetivos? 

A través de esta técnica, los principales objetivos que se persiguen serían la eliminación y evacuación de toxinas, la regeneración celular, la activación y mejora de la circulación linfática, proporcionar relajación y descanso y la activación del proceso de cicatrización. Esta técnica, enmarcada dentro del DLM, se podría dividir en tres fases:

  • El drenaje ganglionar: consiste en favorecer el vaciado ganglionar por presión simple.
  • El drenaje de llamada: con este movimiento lo que se pretende es conseguir un doble objetivo. Por un lado, se incrementa la frecuencia contráctil de los vasos linfáticos que drenan cada región, y por otro lado, se consigue una evacuación acelerada de los elementos del edema. Este movimiento se debe aplicar en las zonas en las que no hay edema claro.
  • El drenaje de reabsorción: este movimiento se basa en favorecer la absorción del edema por parte de los vasos linfáticos y venosos, favoreciendo la reanudación de las macromoléculas mientras el sistema venoso va recuperando la parte líquida del edema. Esta tercera fase se debe aplicar en las zonas edematizadas, obteniendo con su aplicación una disminución de la consistencia del tejido y del volumen de la zona.

“Nuestra intervención como fisioterapeutas puede realizarse desde el principio del proceso, durante y después de los tratamientos, y cuanto más temprana, más eficaz y mejores resultados podremos conseguir. También es muy importante dar a conocer el papel de la fisioterapia en Cuidados Paliativos, que es prácticamente inexistente”, dice la fisioterapeuta Ana Serrano.

Estudios 

En esta dirección, la tesis Ejercicio físico como parte de la atención de los pacientes oncológicos paliativos, realizada por Karla Abadía en la Universidad de Salamanca, realizó un registro en 2010 sobre cómo respondían pacientes diagnosticados de cáncer y derivados al área de cuidados paliativos ante un tratamiento de ejercicio físico prescrito por el profesional fisioterapeuta. Tras la  investigación, los resultados de la terapia física prescritas a este tipo de paciente que acarreaban sintomatología como dolor, patología muscular y/o neurológica o psicológica y rigidez articular, entre otras, concluyeron (tomando las citas de forma literal de la tesis) que “la proporción de pacientes del grupo de intervención mejoran la fatiga con el programa de ejercicios”. También: “En la población española se evidenció una disminución de pacientes que referían disnea en el grupo que era intervenido con el programa de ejercicios”.

Mejorar la autoestima y el estado de ánimo 

Ana Serrano lamenta que “en algunos grandes hospitales existen programas multidisciplinares en los que sí se interviene con fisioterapia, sobre todo enfocados a cáncer de mama, pero por desgracia, en general, no es así”. Ella destaca “además de las mejoras a nivel funcional, la mejora del estado de ánimo y el aumento de la autoestima. En países como Francia, Inglaterra, Italia o en EEUU y Canadá, la figura del fisioterapeuta está incluida desde un primer momento en el programa interdisciplinar del tratamiento oncológico”.

“Actualmente se empieza a oír y a conocer un poco más la fisioterapia oncológica, pero realmente hace mucha falta informar a los profesionales implicados y a los pacientes sobre las múltiples áreas en las que podemos actuar y ayudar a los pacientes, en colaboración con el oncólogo y con el resto de profesionales”, concluye Ana Serrano.

 

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies