Viajes

Florencia en un día
Florencia en un día
49 años ago

Florencia en un día

Cuna del renacimiento, la capital de la Toscana esconde tesoros artísticos en cada uno de sus rincones.

Esta guía ha sido pensada para los turistas que visitan la ciudad en un sólo un día y propone una intensa ruta a través de tesoros artísticos, como edificios, puentes, plazas, iglesias, estatuas y muchos más sitios emblemáticos. Sin olvidar pasear por los barrios más idóneos para probar la riquísima cocina de la Toscana.

Breve historia de Florencia

La ciudad fue fundada por los soldados romanos retirados que establecieron aquí su colonia en el año 59 a. C. La llamaron Florentia, que significa la ciudad que florece.

Lirio de Florencia

Dedicada al dios Marte por los Romanos, la ciudad fue consagrada a la Virgen en época medieval. En efecto, la flor que representa la ciudad desde el siglo XI, el Lirio estilizado, es también un símbolo de pureza, aparte de que nace espontáneamente en las colinas de los alrededores. Con el tiempo, la conocida flor alcanzó tal importancia que incluso fue acuñada una moneda, el Fiorino, que se asumió como referencia en todo el mundo occidental.

El Fiorino

De 1865 a 1871, Florencia se convirtió en capital de Italia, después de Turín y antes de Roma. ¡Qué no os confundan sus dimensiones! Aunque en el mapa parece un pueblecito, en cada esquina o cruce hay siempre señales que cuentan hechos históricos importantes. La ciudad es conocida como la cuna del Renacimiento, siglos XIV-XVI, cuando nacieron artistas, pensadores, escritores y científicos de fama mundial como, por ejemplo, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael, Botticelli, Maquiavelo, Brunelleschi, Galileo y muchos otros que dejaron su huella artística imborrable. Geográficamente, se encuentra en el centro de un amplio valle con forma de anfiteatro, rodeado por tres colinas y atravesado por el río Arno y otros ríos menores. Paseando por la ciudad se encuentran placas que indican los niveles que el agua alcanzó en las diversas inundaciones que han asolado la ciudad a través de su historia. La última, el 4 de noviembre de 1966, fue una gran tragedia que causó la muerte de mucha gente e importantes daños materiales.

¡Empieza el viaje! Desde la estación de Santa María Novella, con los autobuses 12 ó 13 (ambos recorridos son aconsejables), se llega al Piazzale Michelangelo, punto de partida en nuestra gira por la ciudad. Antes de subir, es necesario comprar el billete en un estanco (a bordo cuesta más caro), porque la multa puede ser muy elevada y los revisores harán todo lo posible por cobrarla al momento.

Piazzale Michelangelo

El Piazzale Michelangelo es un conocido mirador construido en la segunda mitad del siglo XIX, que domina el valle en el que surge la ciudad. Desde aquí se puede admirar el curso del río Arno y, de izquierda a derecha, el Ponte Vecchio con el Corridoio Vasariano, la Torre de Arnolfo de Palazzo Vecchio, la Capilla de los Medici, el Campanile de Giotto, la torre cuadrada del Bargello, el Duomo (la catedral) y la Cúpula de Brunelleschi, así como la Biblioteca Nacional y la nave sur de la iglesia de Santa Croce. La cúpula verde es la Sinagoga. Luego, si se levanta un poco la vista, también se puede admirar una bellísima colina verde, donde está situada la antigua ciudad etrusca de Fiesole (siglo IX-VIII a.C.).

En el centro de la plaza hay una copia del David de Miguel Ángel, testimonio de la civilización florentina, de su cultura y de su fe republicana. El original se encuentra en la Galleria dell’Accademia. Para bajar del Piazzale hay un sendero que lleva directamente a la Porta de San Niccolò (1324). El día 24 de junio, San Juan, patrón de la ciudad, desde el Piazzale se lanzan fuegos artificiales, y media Florencia se apretuja en torno a la Porta y a lo largo de los Lungarni (“lungarno” indica las calles que siguen el curso del río Arno, bordeándolo) para ver el espectáculo. Una vez hemos bajado a la Porta San Niccolò, nos dirigimos hacia la izquierda por el Lungarno Serristori, y pasando el Ponte alle Grazie, prosegui- mos por el Lungarno Torrigiani, y después, por la Via de’Bardi, hasta llegar al Ponte Vecchio.

Ponte Vecchio y Corridoio Vasariano

El Ponte Vecchio es uno de los símbolos más conocidos de la ciudad y uno de los puentes más famosos del mundo. La primera construcción es de época romana. En 1080 existía un puente de madera sustituido por uno de piedra con cinco arcos en torno al 1170. Fue dañado en 1222 y 1322, y definitivamente barrido en la inundación de 1333, una de las más violentas que se recuerdan. En 1345, después de la construcción de los Lungarni, el puente fue reconstruido, esta vez con tres arcos, tal y como lo vemos hoy. En 1565, Cosimo I (1519- 1574) mandó construir al arquitecto Giorgio Vasari (1511-1574) un corredor para poner en comunicación Palazzo Vecchio, centro político y administrativo, con la residencia privada de los Medici, Palazzo Pitti, pasando por la Galería de los Uffizi. De esa manera, los Gran Duques podían moverse sin peligro, ya que aboliendo la antigua República Florentina habían provocado la ira del pueblo. En 1593, las tiendas de carnicería, que ocupaban el puente, fueron sustituidas por las de orfebres y joyeros. El recorrido, después de pasar por varias etapas ilustrativas de la ciudad (Piazza della Signoria, Palazzo Vecchio, patio de la Galleria degli Uffizi, Loggia del Mercato Nuovo, Fontana del Porcellino, Ponte e Piazza Santa Trinita, Colonna della Giustizia, Via de’Tornabuoni, Palazzo Strozzi, Colonna dell’Abbondanza), llega a una de las citas más importantes y conocidas en todo el mundo.

Florencia en un día

Piazza del Duomo

En 1296, Arnolfo di Cambio comenzó la “Obra del Duomo”, es decir la construcción de una catedral digna de una ciudad en expansión como era Floren- cia en aquella época. Fue construida sobre las fundaciones de la iglesia de Santa Reparata, en la zona de la ciudad reservada para los cultos. Terminados los trabajos del cuerpo central, quedó libre una gran cavidad (43 metros de diámetro por una altura de 60 metros) que nadie, hasta aquel momento, se había preocupado por cubrir. En 1418, se convocó un concurso público, pero sin llegar a ningún proyecto. Fue Filippo Brunelleschi (1377-1446) quien tuvo la genial idea de construir una cúpula con doble capa en grado de sostenerse por sí misma durante la construcción. Por la grandiosidad de la obra se considera la primera gran afirmación de la arquitectura renacentista. Después de 140 años de trabajos de obra, el 25 de marzo de 1436, Il Duomo fue consagrado a Santa María del Fiore por el Papa Eugenio IV. En 1334, mientras proseguían las obras del Duomo, Giotto se ocupó de la construcción del primer piso del campanario y proporcionó el proyecto con la conocida terminación en cúspide piramidal. La posición geométrica del Campanile, alineado con el Duomo, refleja la voluntad de conferir una gran importancia al plan vertical-espiritual.

En la misma plaza, en frente de la catedral, se encuentra el Battistero, un edificio anexo a una iglesia, donde tenía lugar el rito del bautismo en los primeros siglos de la era cristiana, ya que quienes no habían sido bautizados no eran admitidos en los lugares consagrados. Fundado entre los siglos IV-V d.C, fue construido sobre los restos de una rica Domus romana del siglo I d.C., dedicada a Marte, al cual Florencia era muy devota. Fuera de las primeras tres cercas de muros, se incluyó la ciudad en la cuarta (siglo XI), junto con la catedral. De planta octagonal, presenta cuatro puertas, y la del Paraíso (Este) es la más famosa; contiene los paneles del Ghiberti y está situada delante del Duomo. Justo en ese espacio el día de Pascua se celebra la casi milenaria fiesta del “Scoppio del Carro” (estallido del carro), llamado “Brindellone” (término florentino para describir a un chavalote alto y un poco torpe).

Sobre una de las columnas de la Puerta Sur se puede observar un rectángulo que representa el largo exacto de un pie, unidad de medida del mundo anglosajón. Fue esculpido por orden del rey lombardo Liutprando (690-744) para garantizar los cambios comerciales.

Por: Stefano Rosi Galli (texto y fotos)

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies