Estilo de vida

La Roche – Posay
48 años ago

La Roche – Posay

Tratamiento oncológico con agua termal 

Muchos conocemos los productos de la firma La Roche-Posay, pero pocos conocen el origen y las propiedades de las aguas termales con las que se elaboran.

El año pasado, se llevó a cabo una acción solidaria en la que compartiendo un selfie con algún producto de la marca en Facebook se ayudaba a mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos con un tratamiento termal en Francia. Y es que La Roche-Posay es un pequeño pueblo de la campiña francesa conocido por sus termas, y donde se encuentra el laboratorio con el que se elaboran todos los productos de la marca con el mismo nombre.

Así, gracias a la iniciativa del laboratorio, tres pacientes oncológicos hemos podido disfrutar en nuestra propia piel de los beneficios del agua termal.

Ya las tropas de Napoleón se dieron cuenta de las propiedades del agua de esta zona porque las heridas de batalla en hombres y caballos cicatrizaban aquí rápidamente. Esto era debido a que el agua de La Roche-Posay está cargada de oligoelementos como el selenio, con propiedades antioxidantes, calmantes, descongestionantes y relacionado con los mecanismos de defensa esenciales de la piel contra los radicales libres.

Cada año, alrededor de 7.500 personas con dermatosis crónicas como eczema o psoriasis visitan las termas. De ellas, 2.500 son pacientes oncológicos, ya que el sistema sanitario francés cubre durante cinco años un tratamiento termal anual a los pacientes con cáncer. En España, no disponemos de un método termal terapéutico de estas características, aunque existen convenios europeos en los que si el tratamiento médico específico no existe en el país de origen, se puede realizar en otro de la Unión Europea gratuitamente presentando el formulario E-112. Pero en la práctica, es muy distinto y es difícil la autorización del desplazamiento ya que el interesado debe presentar la solicitud acompañada de un informe clínico detallado, emitido por un servicio del sistema sanitario que indique el motivo y la necesidad de ser atendido en el centro extranjero.

Las termas St Roch, ubicadas en el centro del pueblo, están abiertas desde el 11 de enero al 17 de diciembre, y en temporada alta también disponen del centro termal Connétable, situado a 900 metros de la villa y que cuenta además con un equipo especializado en niños. Ambas instalaciones se parecen más a un hospital que a un balneario, ya que su misión más que la relajación es la cura de la piel.

Además, junto a las termas de St Roch se encuentra la fuente pública, de donde se recomienda tomar varios vasos de agua al día para hidratar el cuerpo y reducir la inflamación gracias al selenio que contienen esta agua.

El momento para disfrutar de estas aguas es cuando se ha finalizado el tratamiento con quimioterapia y radioterapia, aunque se continúe con terapia hormonal, biológica o tratamientos orales. Se puede aplicar antes o después de la cirugía, para preparar la piel o bien para reparar cicatrices adherentes, inflamadas y dolorosas.

Un dermatólogo es quien, tras consultar la historia clínica, indicará cuál es el tratamiento indicado para cada paciente. A nosotras, el doctor Fridanov nos indicó tres tratamientos comunes:

Ducha filiforme: para reducir las cicatrices hipertróficas o adheridas, drenar y evitar el linfedema, y aliviar dolores articulares. El propio dermatólogo es quien realiza la ducha con una manguera a presión.

Pulverización general y facial: para reducir cicatrices, hidratar las mucosas y favorecer la reparación ocular. En mi caso, he notado mejoría en los ojos, que tras los tratamientos se han vuelto muy secos. También existe pulverización perineal para cáncer ginecológico y rectal. Muchos surtidores de agua pulverizada apuntan al cuerpo por delante y por detrás, y en la pulverización facial, un caño de agua pulverizada apunta directamente sobre la cara. En el caso de cáncer de boca, también se realizan duchas gengivales y pulverizaciones bucales para cicatrizar, hidratar la mucosa de la boca y favorecer la salivación.

Baño: hidrata la piel, calma el prurito y relaja en profundidad. Consiste en una bañera de burbujas muy relajante y deja la piel muy hidratada y el pelo muy sedoso.

Individualmente, el médico también nos recomendó un masaje con el fisioterapeuta para drenar, en el caso de que exista linfedema, reducir las adherencias de las cicatrices, preparar la piel para la reconstrucción mamaria y recuperar la movilidad funcional. El masaje se realiza en una camilla sobre la que cae agua continuamente para hacer del masaje una experiencia más placentera. De esta manera, consigues evadirte del masaje que, en ocasiones, puede ser molesto o doloroso. Los resultados son muy buenos, ya que en el caso del linfedema el 32% de los pacientes reduce más de 6 centímetros la inflamación y mejora la amplitud del brazo más de 25 grados en tres semanas de tratamiento.

En casos especiales, el médico también puede prescribir maniluvio y pediluvio para aliviar los síntomas de entumecimiento y hormigueo de manos y pies, en caso de neuropatía periférica.

Durante estos días, también hemos disfrutado de algunos talleres enmarcados dentro del programa Aqualibre, indicado para pacientes oncológicos, que consiste en una consulta psicológica individual o en grupo, un taller de maquillaje en el que te enseñan cómo corregir las imperfecciones o cicatrices faciales, tratamientos con hidroterapia y un pack de relajación en el spa que incluye: una limpieza facial, un tratamiento de manos o pies, un masaje corporal relajante y una sesión de ejercicio aeróbico adaptado o pilates rosa para cáncer de mama.

Enfrente de las termas de Connétable, a pocos minutos del pueblo, se encuentra el spa, del que no solo dis- frutan los pacientes, sino también los acompañantes. Su decoración es muy agradable, con camas balinesas y hamacas para descansar alrededor de un gran vaso de 140 metros con agua a 32 grados. Dispone de hamman, sauna y jacuzzi, y se puede disfrutar de tratamientos antiedad para personas con pieles sensibles en los que se usan productos de los laboratorios La Roche-Posay.

Ninguna de las dos termas tiene servicio de alojamiento, pero en el pueblo existen varios hoteles. Nosotros estuvimos alojados en el hotel Les Loges du Parc, donde las habitaciones están impecables, son muy amplias y cuentan con un pequeño apartamento con salón y cocina.

En cuanto a restauración, existen un par de pizzerías, una crepería y varios restaurantes. Durante nuestro viaje, frecuen- tamos el Saint Roch; sus platos están elaborados con productos de la zona, muy frescos, y la atención fue excepcional.

A pesar de las dimensiones del pueblo, a este no le faltan atracciones. Consta de un casino abierto todo el año, cine, biblioteca y salas de exposiciones. También se pueden visitar castillos cercanos como el Chateau de la Guerche o el Chateau Touffou, donde degustamos quesos y vinos y una generosa cena.

Realmente, hemos disfrutado de una experiencia muy completa. Hemos tenido tiempo para el descanso, compartir experiencias, cuidar la piel, y nos hemos divertido y reído, porque uno de los pilares de este viaje ha sido la buena compañía.

Paquetes para tratamiento poscáncer

Hotel Les Loges du Parc ***

En habitaciones para una o cuatro personas. Media pensión: 216 €/semana/persona.
6 días/6 noches: 1.106 €
12 días/13 noches: 1.959 €

En Hotel Saint Roch ***

Habitación superior para una persona. Media pensión: 192 €/semana/persona. 6 días/6 noches: 971 €
12 días/13 noches: 1.683 €

Por: Noelia Aragüete Fotografías: Pierrre-Yves Barriquault

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistarose.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

CERRAR