Prevención

Cómo mejorar nuestro estilo de vida
Cómo mejorar nuestro estilo de vida
48 años ago

Cómo mejorar nuestro estilo de vida

Marzo es el mes del cáncer colorrectal, y nos queda mucho por mejorar en cuanto a higiene de vida. 

Nuestro estilo de vida puede marcar la diferencia cuando hablamos de prevención del cáncer colorrectal (CRR). Se trata de uno de los cánceres que se podría evitar con buenos hábitos y haciendo prevención.

Gracias a las campañas de cribado podemos evitar que un pólipo se transforme en cáncer, y merece la pena poner un poco de atención en este tema. Con la ayuda de la Asociación EuropaColon vamos a ver cómo un cambio en  nuestro estilo de vida nos puede ayudar.

¿Qué es el cáncer colorrectal? 

Se trata de un crecimiento anormal de células malignas que invaden los tejidos y forman masas o tumores. En función de su localización, se habla de cáncer de colon (en el colon) o de cáncer de recto (en el recto).

¿Quién está en riesgo? 

El riesgo aumenta sin duda con la edad y afecta tanto a hombres como a mujeres. A partir de los 50 años aumenta el riesgo (aunque los jóvenes no estén a salvo, según los últimos estudios).

Entre los factores de riesgo se encuentran:

  • la enfermedad inflamatoria intestinal
  • historia personal o familiar de cáncer colorrectal o pólipos colorrectales
  • obesidad
  • dieta grasa o pobre en fibras
  • consumo de alcohol
  • consumo de tabaco
  • estrés

¿Cuáles son los sintomas del cáncer colorrectal? 

Varios son los síntomas que nos pueden llamar la atención. No hay que esperar para consultar, y sobre todo tenemos que dejar de lado la vergüenza, porque esto nos puede salvar la vida.

  • Cambios en el ritmo de las deposiciones (diarrea, estreñimiento)
  • Molestias abdominales (acumulación de gases, dolor, inflamación)
  • Presencia de sangre en las heces
  • Falta de apetito y pérdida de peso
  • Anemia, cansancio
  • Sensación de evacuación incompleta

¿Cómo se diagnostica?

Según los síntomas, el médico puede practicar diferentes pruebas, como una análisis de heces, una endoscopia, un tacto rectal.

  • Prueba de sangre oculta en las heces. Es una prueba indolora que el paciente realiza en su domicilio. Se trata de recoger durante tres días consecutivos heces en un recipiente que se llevará luego al centro de salud o Atención Primaria. Se realiza una a dos veces al año. Puede disminuir el CRR en un 30-40 %.
  • Colonoscopia. Se trata de observar la mucosa del colon y recto a través de un tubo largo y flexible (endoscopio) que se introduce por el ano. En su extremo posee una luz y una cámara. Para realizar esta prueba, la persona debe seguir una dieta especial durante dos o tres días y antes de ella emplear laxantes a fin de que el colon y el recto estén limpios. La colonoscopia se realiza bajo sedación. No produce dolor y el paciente está relajado. La prueba dura entre 20 y 30 minutos. Su frecuencia depende de los factores de riesgo (a partir de cada año). Es la prueba de referencia en el diagnóstico precoz del CRR. Permite en un mismo acto la detección y la extirpación de lesiones precancerosas, pólipos que pueden ser no sangrantes y la toma de muestras o biopsias de una lesión sospechosa de cáncer. Es importante acudir a un médico endoscopista entrenado en la detección de pólipos.

¿Cómo se trata?

Depende de la fase en la que se encuentra el tumor. Por norma general, en primer lugar, se extirpa el tumor mediante cirugía, para posteriormente administrar quimioterapia según el grado de invasión del tumor. En tumores de recto, la quimioterapia y/o la radioterapia pueden complementar la cirugía. El uso de la radioterapia se puede realizar antes de la operación.

Cuando se diagnostican metástasis, la quimioterapia es esencial y se acompaña actualmente de fármacos biológicos que mejoran los resultados con los antiangiogénicos o los inhibidos del receptor del factor de crecimiento epidérmico.

¿Se puede prevenir? 

Es uno de los tipos de cánceres con más posibilidades de prevención. Más de la mitad de los casos se podrían evitar con cambios de estilo de vida y realización de revisiones periódicas.

Cambios de estilo de vida

La alimentación es una parte importante de las medidas anticáncer colorrectal:

  • reducir el consumo de carne roja y las proteínas animales fritas, procesadas o a la brasa.
  • reducir la ingesta de calorias
  • evitar las bebidas azucaradas
  • aumentar el consumo de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras

El ejercicio físico tampoco debe faltar a diario. Se debe combatir el sobrepeso tanto en niños como en personas mayores, así como en el resto de la población.

Beber con moderación (no sobrepasar la cantidad de dos copas de vino al día para los hombres y una copa para las mujeres) y dejar de fumar son otros de los consejos que hay que tener en cuenta.

 

 

 

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistarose.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

CERRAR