En portada

Piel y cáncer: paliar los efectos secundarios
Piel y cáncer: paliar los efectos secundarios

Piel y cáncer Foto Ramez E. Nassif on Unsplash

49 años ago

Piel y cáncer: paliar los efectos secundarios

Los tratamientos recibidos durante la enfermedad pueden dejar huellas en la piel. Además de todos los problemas encontrados en el camino hacia la recuperación, el tema de la apariencia cuenta, ante todo, para una misma. Sentirse bien es primordial. Y verse bien ayuda, sin duda, a seguir adelante con  mejor ánimo.

 

La quimioterapia y la radioterapia son tratamientos imprescindibles en muchos casos para recuperarse de un cáncer pero sabemos que tienen efectos secundarios. La piel suele llevarse parte de estos premios no deseados. Querer paliar estas consecuencias no es simple coquetería por parte de la persona con cáncer sino ganas de sentirse bien, de verse bien, porque influye en su moral. Y sabemos que la parte emocional es crucial en este viaje.

Cosmética y cáncer 

Pérdida de luminosidad, sequedad, manchas, descamaciones, granos e inflamación son algunos de los inconvenientes que suelen surgir por culpa de la medicación. ¿Eso significa que debemos tirar nuestros productos preferidos a la basura? Depende de la piel de cada una, de su sensibilidad, de su reacción a los fármacos y a los tratamientos.

Seguir con  sus cremas preferidas

Si no es reactiva basta con no renunciar a nuestros cuidados preferidos sino más bien ajustarlos, es decir, comprar el mismo producto pero para pieles más secas o sensibles. Más de una de vosotras nos confía que ha actuado así y que le ha ido muy bien.”La cosmética fue mi flotador”, nos escribe Juani. Eso lo comprobamos cada vez que organizamos un club rose con una marca de belleza. Las personas presentes que tienen o tuvieron cáncer no renunciaron a ninguno de sus productos durante esta etapa. Seguir con su rutina de belleza nos amarra a una cierta realidad, nos permite seguir con nuestra vida.

Apoyar las mujeres (y los hombres) con cáncer 

La Fundación Stanpa trabaja en este sentido. Este organismo sin ánimo de lucro, promovido por Stanpa (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética), presta atención y apoya a las mujeres con cáncer. A través de la implantación en España del programa internacional Ponte guapa, te sentirás mejor”, organiza talleres en hospitales con el fin de ayudar a las mujeres a tener confianza en sí mismas. Para las 14 marcas presentes en la fundación se trata de un verdadero compromiso y no simplemente de participar en un proyecto solidario regalando productos. Estos talleres enseñan a cuidar la piel y a maquillarse. El antes y después, según los casos, es impresionante y emocionante. He visto personalmente a mujeres entrando en la sala tímidamente, sin hablar con nadie, y salir con una sonrisa espectacular y la autoestima por las nubes.

Cuando los efectos secundarios trastornan nuestra piel

Pero ¿qué hacemos cuando esta ‘adaptación’ no es suficiente? Es importante tener en cuenta que los efectos secundarios se pueden agravar al no usar productos adecuados. “Los oncólogos, conscientes de ello, informan a sus pacientes de lo que puede ocurrir y de las medidas para evitar o aliviar estos efectos”, me explica la doctora Cristina Grávalos, oncóloga médico del Hospital Universitario 12 de Octubre, coordinadora del grupo de trabajo SEOM-AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología).

Importante papel de las enfermeras

El papel de las enfermeras es muy relevante, así como el de los dermatólogos. Añade que “la atención multidisciplinar y la buena coordinación entre oncólogos, dermatólogos y enfermeras es la mejor manera de abordar los problemas dermatológicos. A nivel de sociedades científicas, desde hace más de dos años la AEDV y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) trabajan juntas en el abordaje de la toxicidad cutánea de la quimioterapia, las nuevas terapias dirigidas contra dianas moleculares y la inmunoterapia.  

Importancia de los equipos multidisciplinares 

La doctora Ariadna Ortiz Brugués, dermatóloga PhD MD. del Hospital Santa Caterina en Girona y directora médica de Pierre Fabre Dermocosmética, comparte esta opinión. “Se debería acudir a un dermatólogo en el momento del diagnóstico. En España no existe la figura del onco-dermatólogo como en Francia. Sin embargo, muchos dermatólogos se están especializando en los efectos secundarios durante los tratamientos oncológicos. De esta manera pueden dar consejos útiles a los pacientes para que las consecuencias en la piel sean de menor intensidad y más llevaderas”.

Un paciente informado 

One Smile es un proyecto pensado para los pacientes oncológicos. Puesto en marcha por los Laboratorios Dermatológicos Avène, da pautas para cuidar la piel reactiva durante los tratamientos. Ariadna me explica que “gracias a las propiedades del agua termal Avène y de la experiencia adquirida con pacientes en la propia estación termal Avène, se han dado cuenta de la necesidad de dar información y apoyo durante el cáncer”.

Para la doctora Grávalos, es fundamental que “el paciente pueda plantear sus dudas y necesidades tanto tanto sobre el diagnóstico de cáncer como sobre el tratamiento. Es importante que estén prevenidos y puedan tomar una decisión informada sobre la aceptación del tratamiento antineoplásico que se les propone”.

Importancia de la imagen

Conscientes de la importancia de la imagen en nuestra sociedad pero también del bienestar, la Fundación Ricardo Fisas-Natura Bissé está presente en 15 hospitales y asociaciones de pacientes en toda España. Han realizado más de 6.000 tratamientos individuales. Se centran en el cuidado de la piel a través de tratamientos faciales, de manos y pies, de cuero cabelludo así como el pre/post radioterapia o cirugía.

Sesiones gratuitas 

Estas sesiones, gratuitas, están abiertas tanto a mujeres como hombres, aunque el sexo femenino participe mucho más. Judith Mata, directora ejecutiva de la Fundación Ricardo Fisas Natura Bissé, me explica que los efectos no deseados en la piel varían mucho según la localización, grado y tratamientos y no se puede generalizar. No es lo mismo hablar de una zona radiada, que necesita siempre una mayor precaución, que de los efectos transitorios de un tratamiento hormonal o terapia dirigida. Pero sí, la piel es más exigente y reactiva”.

Saber cuidar no se improvisa

Tanto la Fundación Stanpa como la Fundación Ricardo Fisas Natura Bissé forman a las esteticistas para que puedan cuidar y tratar a las personas que asisten a sus talleres. Para Judith Mata “el cuidado de la piel desde un punto de vista estético queda un poco en tierra de nadie, porque muchas veces no tiene una clínica que justifique su derivación al dermatólogo, pero el cuidado estético aporta bienestar a la persona. Es en este punto en el que profesionalizar este cuidado es básico tanto para el bienestar de la persona que los recibe como para la profesional que los realiza”.

Acudir a centros con personal cualificado 

La doctora Natalia Ribé, directora del instituto del mismo nombre en Barcelona, tiene como clientes pacientes oncológicos que acuden a su centro. Unos eran clientes antes de la enfermedad y otros no. Si para ella es imprescindible contar con un personal altamente cualificado, así como con productos específicos para pieles reactivas y sensibles, también “es de vital importancia tener muy presentes las variables intrapersonales del paciente, la tipología del tumor y una buena comunicación interdisciplinar (con el médico, oncólogo, terapeuta, psicólogo, etc.)”. Su centro cuenta con un servicio de psicología porque “ellos defienden el bienestar global del paciente. Tenemos que tener muy en cuenta que hay tratamientos que pueden interferir en los tratamientos oncológicos”.

Dejarse mimar con profesionales formados

Talleres, centros especializados, etc. Cada una (y uno) puede elegir dónde dejarse mimar, siempre y cuando sea con personas preparadas. Los Laboratorios Avène están presentes en hospitales en los cuales forman a enfermeras, oncólogos y radioterapeutas sobre los efectos cutáneos adversos de los tratamientos. Además llevan a cabo talleres de maquillaje dermatológico corrector con pacientes. La doctora Ortiz imparte también clases en el Máster de cuidados del paciente oncológico de la Universidad de Alcalá, dirigidos a médicos, así como en el Máster de Medicina Estética de la Universidad Complutense de Madrid.

Superar barreras 

Por su parte, los Laboratorios La Roche-Posay han puesto en marcha las Unidades de Cuidado de la piel, talleres especializados antes, durante y después del tratamiento oncológico desarrollados en hospitales y clínicas a nivel nacional. Jesús Pérez Fierro, responsable del proyecto de de oncología de la marca, hace hincapié en que “con este proyecto animan a las mujeres a superar barreras, aportando una experiencia positiva en un espacio de encuentro entre pacientes que ofrece alegría, ánimo y fuerza”.

Humanizar la asistencia sanitaria 

Porque el hospital hace parte del día a día de los pacientes y de sus familiares, “la humanización de la asistencia sanitaria está cobrando cada vez mayor protagonismo. Entre los muchos aspectos que aborda, se encuentra el de disponer de los espacios adecuados para las necesidades de los pacientes y sus familiares en cada hospital”, puntualiza la doctora Grávalos.

Los consejos del boticario 

Pero no solo acudís al dermatólogo o al hospital para recibir consejos. Según vuestros testimonios, muchas de vosotras confiáis en vuestro farmacéutico. Y ellos, ¿están formados? Ariadna Ortiz Brugués me explica que es uno de los objetivos de One Smile. Han hecho cursos acreditados de formación presencial y online a farmacias. Gloria Carrasco, formadora en los Laboratorios de La Roche-Posay me cuenta que están presentes en 2.000 farmacias en toda España a las cuales ayudan en el desarrollo de negocio. Además, reciben formación de las diferentes marcas de estos laboratorios. También realizan formaciones de Oncología en los Colegios de Farmacéuticos por toda España y disponen de cursos online acreditados para profesionales de la farmacia.

Estética tradicional vs estética oncológica

La estética oncológica trata, como bien la define su nombre, los procedimientos estéticos adaptados a la situación del paciente oncológico, lo que ha demostrado tener una gran repercusión en mejorar la calidad de vida. En este aspecto se diferencia de la estética tradicional. Es decir, por la adaptabilidad de los tratamientos, de los productos específicos, y la necesidad de que los profesionales estén formados adecuadamente. Los procedimientos están pensados para cada situación, por lo que se requiere una preparación específica y saber qué podemos hacer en las distintas fases de la enfermedad, antes, durante y después.

Adaptar los cuidados de la piel a las características  de cada paciente

“Los pacientes, antes de recibir tratamiento, pueden necesitar preparar la piel y aliviar diferentes consecuencias estéticas. Luego se podrán corregir determinadas secuelas y tratar de normalizar su vida. Por ello, las consideraciones específicas por las que estos atraviesan deben ser tratadas por personas especializadas en cada disciplina. Es lo que me explica la Dra. Mª Elena Fernández Martín, miembro de la Junta Directiva del Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON). Su función es promocionar la calidad de vida al paciente a lo largo de todo el proceso oncológico, pero también prevenir implantando hábitos de vida saludable. Buscar una mayor calidad de vida, controlar los efectos adversos relacionados con la imagen, apoyar psicoemocionalmente porque el impacto es grande tanto en el paciente como en sus familiares, y tratar las secuelas son otras de sus misiones. El grupo está elaborando, además, una guía de cosmética oncológica.

Las palabras cuentan

Todas las personas con quien me he puesto en contacto para este reportaje me han hablado de tratamientos para pieles reactivas o sensibles, algunos de ellos adaptándose mejor que otros a las especificidades de la piel delicada de muchas personas con cáncer. ¿Y las ’cremas oncológicas’?Kristina, una de nuestras seguidoras, nos escribe que “después de gastar bastante dinero en cremas oncológicas, lo que mejor me va son productos de una firma de belleza tanto para el cuerpo como para la cara”.

No existen las cremas “oncológicas”

Según la doctora Cristina Grávalos, el concepto de cremas oncológicas no existe como tal desde el punto de vista científico. Sin embargo, existen cremas que mejoran los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos. La doctora Leonor Prieto, médico científico de los Laboratorios La Roche-Posay y de la Cosmética Activa de L’Oréal, abunda en este sentido. “El efecto de nuestra agua termal ha sido comprobado científicamente tanto en pieles reactivas o sensibles de niños como en casos de pacientes oncológicos. Pero no nos posicionamos como cremas oncológicas porque no es así. Lo que queremos es estar cerca del paciente durante este proceso para cuidar su piel con productos específicos porque este no es el mejor momento para ir probando, sino para mimar la piel con pocos productos pero eficaces. Lo que deseamos es ayudar a la mujer a verse bien gracias a productos que van del desmaquillante al maquillaje pasando por la crema hidratante. También es una forma de desestigmatizar el cáncer”.

Si el verse bien es una constante, lo es también el cuidarse. En este momento de la vida, tan delicado, es más importante que nunca escucharse y no dudar en pedir consejo a especialistas porque cada piel es diferente.

 

Por: Valérie Dana Foto: Foto Ramez E. Nassif on Unsplash

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies