Estilo de vida

Rutinas para piernas cansadas
Rutinas para piernas cansadas
48 años ago

Rutinas para piernas cansadas

Hinchadas, doloridas, cansadas… ¿Notas las piernas pesadas al final del día? Se trata de un problema de circulación que afecta, sobre todo, a mujeres. La solución: cuidarse. Te contamos algunos consejos para que sientas tus piernas más ligeras. 

Sentir las piernas fatigadas, hinchadas o doloridas tiene nombre: síndrome de las piernas cansadas o insuficiencia venosa crónica, y es consecuencia de una mala circulación en las extremidades inferiores. “La función de las venas es recoger la sangre de todo el cuerpo para llevarla de vuelta al corazón. En el caso de las piernas, cuando el retorno venoso es insuficiente por fallo en el sistema de bombeo, la sangre se estanca, se dilata la vena, se filtran líquidos en los tejidos y se siente hinchazón y pesadez”, así nos lo explica Iria Rodríguez Reino, miembro de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) y una de las autoras del Documento de consenso sobre insuficiencia venosa crónica.

“El síndrome de piernas cansadas suele ser un problema que tarde o temprano se manifiesta en muchas personas, a causa de la edad o de enfermedades como la tiroides, trastornos hormonales, artrosis, insuficiencia renal…”, apunta la farmacéutica. La mayoría de estudios han demostrado que la insuficiencia venosa crónica (ICV) es más habitual en mujeres que en hombres, pero hoy día la diferencia no es tanta. Eso sí, mientras que las varices son dos veces más frecuentes en nosotras, los grados más avanzados de IVC se ven más en hombres. Se estima que un 20 % de hombres y 40 % de mujeres desarrollarán IVC a lo largo de su vida.

¿Cómo saber si se sufre de Insuficiencia Venosa Crónica?

La Guía Práctica para prevenir y tratar el síndrome de piernas cansadas elaborada por la SEFAC recoge una serie de síntomas que nos pueden dar pistas para averiguar si tenemos o no el síndrome:

  • Pesadez y edemas en las piernas
  • Pies y/o tobillos hinchados, que empeoran estando de pie durante largo tiempo y con el calor, y que mejoran cuando nos tumbamos, nos movemos y con el frío.
  • Dolor, hormigueo, picor e incluso agujetas en las piernas
  • Cansancio y calambres musculares
  • Sensación de adormecimiento de las piernas
  • Aparición de varices

Estas señales pueden empeorar en períodos de menstruación, embarazo, si tomamos anticonceptivos orales o si estamos siguiendo algún tratamiento hormonal.

Consejos para prevenir y tratar las piernas cansadas

Hay una serie de factores que afectan negativamente a la circulación venosa en las piernas, pero no todos están en nuestras manos para poder cambiarlos. Así, por ejemplo, la edad, la genética o el estado hormonal de cada una son cuestiones naturales en las que no podemos influir.

Pero hay elementos que empeoran las molestias en piernas hinchadas y que podemos evitar si se fomentan ciertos hábitos de de vida, como llevar una dieta equilibrada, practicar ejercicio físico y evitar el tabaco y el sobrepeso.

Te explicamos además algunas rutinas prácticas para aliviar la pesadez en las piernas:

  1. Mantén las piernas en alto: hacer descansos con las piernas elevadas por encima del pecho, durante 30 minutos 2 o 3 veces al día. Elevar las piernas al sentarte por encima del nivel de las caderas y apoyarlas sobre un sillón, sin cruzarlas.
  2. Duerme con las piernas levantadas unos 10-20 cm, con la ayuda de un cojín
  3. Evita poner las piernas cerca de estufas o radiadores, tampoco te tumbes mucho rato al sol.
  4. Estimula la movilidad de las piernas: es aconsejable caminar, nadar o pedalear al menos 30-60 minutos al día. Si se está mucho tiempo de pie también es bueno “ponerse de puntillas varias veces y caminar sobre los talones y alternar ambos movimientos”, nos dice la experta, y añade: “tumbados boca arriba, hacer movimientos de pedaleo con las piernas enérgicamente, flexionar y estirar los dedos de los pies repetidamente o hacer movimientos circulares con las piernas”. Todos estos ejercicios aumentan el tono muscular y, consecuentemente, se activa la circulación y el retorno venoso.
    Piernas cansadas
  5. No utilices ropa ajustada ni calcetines con goma estrecha: es preferible elegir prendas amplias y de tejidos naturales que permitan que la piel transpire.
  6. Evita el sobrepeso y el estreñimiento en la medida de lo posible, siguiendo una dieta baja en calorías y rica en fibra.

Asimismo, la farmacéutica Iria Rodríguez nos insiste en que “la terapia compresiva es de gran utilidad en la insuficiencia venosa crónica ya que mejora mucho la calidad de vida”. Se trata de aplicar presión sobre diferentes puntos y de manera decreciente hacia la cintura, mediante el uso de vendas o medias de compresión elástica.

Todas estas medidas pueden ayudarnos a aliviar las molestias del síndrome de piernas cansadas, pero lo cierto es que la mejor medicina es siempre la prevención y la clave  está en llevar un estilo de vida saludable.

Por: Anna Cobos

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies