Moda y belleza

Sara Navarro: “La vida es una caja por abrir”
Sara Navarro: “La vida es una caja por abrir”
48 años ago

Sara Navarro: “La vida es una caja por abrir”

MCH_2893Conocida diseñadora, Sara Navarro derrocha simpatía y alegría. Siempre sonriente, esta mujer de apariencia frágil tiene una fuerza extraordinaria, y gestiona con arte y cariño su empresa desde hace años. Hoy queremos conocerla un poco más, y nos encontramos con ella en su showroom para charlar sobre la vida y el cáncer que tuvo y superó.

¿Qué impacto tuvo la enfermedad en tu vida?

La enfermedad fue como un antes y un después. Creo que mi vida se puede dividir en dos etapas: antes de estar enferma y después. La enfermedad tuvo un gran impacto,  fue una oportunidad para cambiar muchas cosas: Todo cambió tanto a nivel personal y familiar como laboral;  fue como una catarsis, un replanteamiento del porqué había llegado a esta situación y qué había hecho mal. Lo viví como una consecuencia de mi modo de vivir.  Tenía 39 años y me replanteé toda mi vida.

¿En qué aspectos cambió tu vida ¿Te hizo más fuerte?

Estaba siempre de viaje, trabajando muchísimo. Vivía deprisa. En ese momento me di cuenta de que existen una serie de cuestiones que te llevan a enfermar si no las cumples: la alimentación, el ejercicio físico y los afectos. Eso mismo me ayudó a salir adelante durante la enfermedad. No sé por qué no dedicamos a estos tres componentes el tiempo suficiente. Es una cuestión de mucha organización. Por supuesto hay días en que no se puede, tampoco pasa nada, pero hay que seguir unas pautas de conducta que se hacen imprescindibles con el paso del tiempo porque te permiten vivir y sentirte mejor, priorizando lo importante. Mientras estuve enferma, también tuve tiempo de pensar y eso me ayudó a tener algo muy claro: lo primero era yo. Si no me encontraba con ánimo, pues no salía; aprendí a decir que no cuando no me apetecía ver a alguien, etc. Leí mucho sobre estos temas y me relacioné con personas que tienen intereses espirituales y conocimientos sobre estos temas.

¿Cómo viviste el cambio físico durante la enfermedad?

Para mí, fue mucho más duro el periodo previo a la enfermedad que la propia enfermedad. Fue muy fácil, aunque parezca contradictorio. Es uno de los momentos mejores de mi vida porque me dediqué al 100%  a mí misma y fue muy positivo. Tampoco tuve miedo porque nunca pensé que me iba a morir. Fue un periodo de reflexión y aprendizaje. Aproveché muchísimo el tiempo para poner en práctica lo que había aprendido durante mis estudios de psicología (aunque nunca haya ejercido). Fue un momento dulce, gratificante y  la prueba de que uno puede cambiar. Y si hago un análisis frío, diría que lo mejor en mi vida vino después de la enfermedad.

Me contaste que SarahWorld nació de tu enfermedad. ¿Cómo surgió, me lo puedes explicar?

SarahWorld surge durante el periodo de mi enfermedad. Se trata de una marca solidaria de zapatos, bolsos y complementos que se compromete con la calidad de vida y la salud, todo lo que aprendí a cuidar durante estos meses. Seguí trabajando durante este periodo y cada día dedicaba unas horas a crear y dibujar. Muchas de las ideas con más éxito pertenecen a ese periodo.

Te gusta cuidar de tu alimentación. ¿Siempre ha sido así o el cáncer te llevó a cambiar tu nutrición?

Antes cuidaba mi alimentación, pero por mi ritmo de vida no le dedicaba el tiempo suficiente. Recuerdo que comía muchos lácteos y me di cuenta de que me provocaban alergias. Ahora soy casi una experta en alimentación y nutrición (dice con una sonrisa). He creado una mini huerta en casa… Tomo (y tomé durante la enfermedad) muchas vitaminas y suplementos como la clorofila líquida y  cuando viajo, llevo siempre mi propia comida.

¿Notas cambios desde que te cuidas más?

Hago yoga, meditación y ejercicio para bajar mi nivel de estrés y cuando debo tomar una decisión importante, paro para pensar y  para poder llegar a la elección correcta. Es fundamental escucharse, tomar conciencia de quienes somos, y eso todos los días. Hacer una introspección; las cosas no llegan por casualidad. Son la consecuencia de nuestros actos. También huyo de lo negativo e intento resolver todo lo que se puede hablando; las cosas son más fáciles de entender cuando se explican. Estoy convencida de que el estrés y el sufrimiento prolongado tienen mucho que ver con la enfermedad; cuando existe, por ejemplo, una situación muy traumática (muerte de hijo o de un ser querido, separación, etc.), todo eso se desencadena en malestar. Hay que solucionar el sufrimiento hablando y meditando porque se generan pensamientos negativos. Debemos actuar para volver a estar bien, aunque tu naturaleza por defensa propia te lleve a lamentarte y a quejarte para que te consuelen, pero eso no  conduce a que te sientas mejor. Es importante cambiar nuestra forma de pensar y de vivir. En España la educación está muy enfocada al sacrificio cuando en realidad la vida es algo lúdico, un paseo, un viaje. Y no es una cuestión de recursos económicos, es buscar con lo que tienes una forma de vivir que te llene.

Tu madre tuvo cáncer. ¿Pensaste que te iba a tocar?

Se quedó a mi lado durante toda la enfermedad.  No pensaba que me iba a tocar, era joven. Hablando de mi madre, creo que ella sufrió más por mi enfermedad que por la suya propia. Siempre es peor cuando sufre un hijo tuyo. Se quedó a mi lado durante todo el proceso. Y como había pasado mucho tiempo fuera de casa durante mi juventud, fue un reencuentro entre las dos. Debo añadir que la prevención es fundamental, me salvó la vida. Fui a hacer una mamografía (cuando no me tocaba porque era joven) porque una amiga mía tuvo cáncer y hablando un día de su enfermedad, me convenció. Y así, descubrieron que tenía cáncer…Me salvó la prevención.

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

CERRAR