En portada

¿Cómo se lucha contra el cáncer?
¿Cómo se lucha contra el cáncer?

¿Cómo luchar contra el cáncer Foto Leonardo Wong on Unsplash

49 años ago

¿Cómo se lucha contra el cáncer?

¿Cómo se lucha contra el cáncer cuando nos convertimos en pacientes? Difícil pregunta a la que ha intentado contestar Esther Rueda Cruz desde su vivencia. 

¿Cómo luchar contra el cáncer Foto Leonardo Wong on Unsplash

Foto Leonardo Wong on Unsplash

Cuando recibes un diagnóstico de cáncer, es tal el shock emocional que es imposible asimilar hasta pasadas unas horas, días, semanas o incluso meses (¿nunca?) dicha noticia. En ese momento un tsunami arrasa con todo. Tu vida, aparentemente “normal”, en la que no te habías planteado lo efímera que es, tiene fecha de caducidad. ¡Eh! Y nadie te ha dicho que te vayas a morir. No, al menos con estas palabras, pero sí que debes luchar para ganar la batalla. Te cargan con el apelativo de valiente y ahí comienza una lucha en la que tú te ves envuelto. Yo que soy pacífica, ahora me toca vencer batallas, una por cada etapa del proceso, sin saber por dónde te va a salir el puto enemigo. Uf. Qué responsabilidad más grande. ¿Realmente todo está en mi mano? ¿La curación realmente depende de mí?

¿Cómo se lucha contra el cáncer? 

Cuando volví a tierra y fui capaz de masticar una a una las palabras “tienes un cáncer de mama”, una de las primeras preguntas que hice fue “¿me voy a morir?” Y se hizo el silencio. No me respondieron. Sólo recibí una especie de reprimenda por parte de mi marido que asumía también la noticia. Y es ahí donde entendí que todo iba a ser parte de esa lotería a la que juegas. Un nuevo boleto. Otro “juego” en el que no quería participar.

Ser una superviviente más…

Entendí entonces que por mi parte no iba a dejar de hacer todo lo posible por ser una superviviente más. Y me tatué a fuego la frase “El cáncer eligió el cuándo pero yo elijo el cómo”. ¿Se puede luchar contra el cáncer? Ojalá tuviera la respuesta. Yo no le he dado tregua. Aunque a veces sienta que es él quien me domina a mí con sus estrategias. Y sí, a veces me he convertido en un soldado a las filas de la batalla. A la expectativa. En alarma. Acallando miedos. Y aunque el lenguaje bélico no sea lo que más me identifique, no olvido que es sólo una metáfora de la enfermedad. No para hablar de vencedores y vencidos. No nos equivoquemos. Sino usada para hacer entender al auditorio lo que significa esta enfermedad. Aquel que no es capaz de ponerse en situación. Cargamos en las palabras un gran peso de significación para hacer ver lo grande del proceso. Metáfora militar para describir una enfermedad temida, como se teme al enemigo en la guerra. Para hablar de algo que difícilmente dominamos… 

¡Fuera los “perder la batalla”!

Pero no quiero escuchar términos como “perdió la batalla”. ¿Quién no hace todo lo que está en su mano para salir adelante? No. No sé cuál es la respuesta a esta pregunta lanzada de si se puede luchar contra el cáncer… ¿Acaso no lo hicieron Noelia, Ari, Miriam, Felicidad…? Ya os digo que no dejaron de hacerlo.

En memoria de todas las estrellas que hoy iluminan el cielo.

Por: Esther Rueda Cruz @empiezamilucha @hilodevida.es Foto:Leonardo Wong on Unsplash

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies