One Smile

Síndrome manos y pies
Síndrome manos y pies
48 años ago

Síndrome manos y pies

El síndrome manos y pies, denominado también SMP, puede ser inducido por ciertas quimioterapias y por ciertas terapias dirigidas.

El síndrome manos y pies, llamado también reacción de Burgdorf, entre otras denominaciones, es una manifestación clínica muy específica de los tratamientos contra el cáncer. Su impacto sobre la calidad de vida de los pacientes es importante y a veces primordial.

¿Qué zona suele ser afectada? 

En el caso de quimioterápicos clásicos, los síntomas suelen aparecer después de los primeros ciclos de tratamiento en las dos palmas de las manos o en las plantas de los pies o en ambas partes del cuerpo.

En las terapias dirigidas, los signos suelen aparecer con mucho más rapidez tras el inicio del tratamiento.

¿En qué consisten los síntomas? 

Las lesiones presentan inflamación, descamación, rugosidades e incluso ampollas. Además de dolor, pueden producir sensación de quemazón y picor. 

Consejos

  • Evitar los traumatismos de la vida cotidiana en las manos y los pies.
  • Evitar la marcha prolongada, conviene llevar zapatos adecuados, absorbentes y anchos, y calcetines de algodón, y evitar el baño demasiado caliente…
  • Llevar guantes de algodón para las actividades cotidianas (jardinería, cocina…) y guantes de látex para fregar los platos.
  • Para reducir el engrosamiento cutáneo en las manos y los pies.
  • ­Aplicar diariamente una crema hidratante y queratolítica a base de urea y ácido salicílico, insistir en los talones y las zonas de apoyo de los pies.
  • A menudo, es recomendable un acompañamiento podológico.

 

Moléculas inductoras

Quimioterápicos con SMP frecuente: capecitabina (50 %), doxorubicina liposomal (30 a 50 %), fluorouracilo y tegafur.

Quimioterápicos con SMP posible: irinotecan, doxorubicina, docetaxel, citarabina, hidroxiurea, metotrexato, etopósido, ciclofosfamida, vinblastina, cisplatino, doxorubicina, vinorelbina…

Las terapias dirigidas inductoras de un SMP están casi exclusivamente representadas por las moléculas con actividad antiangiogénica (dirigida contra los receptores VEGF y PDGF) y/o con actividad inhibidora de RAF: regorafenib (60 %), sorafenib (34 %), sunitinib (19 %), axitinib (29 %), pazopanib (5 %), vemurafenib (20 %) y dabrafenib.

 

 

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

CERRAR