Terapias complementarias

Terapias complementarias: homeopatía
Terapias complementarias: homeopatía
48 años ago

Terapias complementarias: homeopatía

foto_terapiascomplementariasEl 30% de enfermos de cáncer utiliza terapias complementarias, en la mayoría de los casos para aguantar mejor el tratamiento de quimioterapia y paliar los efectos secundarios. Las terapias más seguidas son la fitoterapia, la homeopatía (22%), el reiki y las flores de Bach. Casi la mitad no informa a su médico.

El 30% de los enfermos de cáncer utiliza terapias complementarias. Uno de cada tres combina el tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia con tratamientos como la fitoterapia, la homeopatía o el reiki. La mayoría son mujeres con cáncer de mama y un nivel socioeconómico y educativo medio-alto, según un informe del Instituto Catalán de Oncología (ICO).

En este estudio, elaborado en 2011 por el Instituto Catalán de Oncología (ICO) de Girona, en colaboración con el Ayuntamiento de LVRs, Dipsalut -organismo de salud pública de la Diputación de Girona- y la fundación Rosas contra el cáncer, participaron 346 pacientes del ICO Girona y Badalona y del Hospital de Terrassa.

Según los resultados obtenidos, la mayoría de pacientes utiliza estas terapias complementarias para aguantar mejor el tratamiento de quimioterapia y paliar los efectos secundarios. La técnica más empleada es la fitoterapia (practicada por el 53%), seguida de la homeopatía (22%) los complementos energéticos (19%), el reiki (15%) y las flores de Bach (9%).

Homeopatía

En el caso de los pacientes de cáncer hay que ser delicado.

Según el Libro Blanco de la Homeopatía, elaborado por la Cátedra Boiron de Investigación, Docencia y Divulgación de la Homeopatía de la Universidad de Zaragoza, uno de cada tres encuestados (33%) la ha utilizado alguna vez y el 27% es usuario regular u ocasional. Ocho de cada diez usuarios (el 82%) que emplean productos homeopáticos se muestran satisfechos o muy satisfechos con los resultados obtenidos, alcanzando el 99% de satisfacción en los pacientes que la usa de manera más regular. El 87% recomendaría el uso de homeopatía a sus allegados.

Según fuentes de Boiron, “la homeopatía se utiliza en más de 80 países, con más de 300 millones de pacientes, y alrededor de 248.400 médicos integran la utilización de medicamentos homeopáticos en su consulta”. En España, alrededor de 10.000 profesionales sanitarios (4.400 pediatras, 700 ginecólogos y 4.300 médicos generales) recurren a la homeopatía, ya sea como única opción o como tratamiento complementario a otros.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha empezado los trámites de audiencia, mediante una orden ministerial, para reconocer como medicamentos los preparados homeopáticos que cumplan los requisitos, en base a una directiva comunitaria. Según fuentes del Ministerio de Sanidad, “en estos momentos se está trabajando en la normativa que exige la directiva europea” para regular los requisitos que deben cumplir los productos homeopáticos que, llegado el caso, se inscribirían en el registro de fármacos para legalizar su comercialización en España.

Una estrategia para vivir mejor

Verónica Calderero, oncóloga del Hospital de Barbastro, explica que “es un acto médico que está autorizado” y confiesa que, en su caso, “el director del hospital y la farmacia lo saben y no me han puesto ningún problema jamás; ensayos clínicos no hay como tales, es difícil hacerlos en homeopatía porque los tratamientos son individualizados y el que vale para un paciente no vale para otro”, explica. Según la Dra. Pilar Lianes, miembro de la junta directiva de SEOM y jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital de Mataró de Barcelona, “en el caso de un paciente con cáncer, has de conocer muy bien al tipo de enfermo que te encuentras”.

Verónica Calderero considera que la homeopatía es “una estrategia para vivir mejor” la enfermedad. Reconoce que tiene muy buena experiencia en enfermos de cáncer y asegura que se la piden sus pacientes en la sanidad pública. “Creo que todo ayuda, pero mis pacientes llevan tratamiento oncológico y la homeopatía que yo les pongo, con todo el rigor”. La considera sobre todo “muy útil en el control de los efectos secundarios”.

Según argumenta Vicente Boscà en la página web de Boiron, “muchos pacientes sometidos a tratamientos de quimioterapia han presentado mejorías tomando ipeca y gelsenium”. Este médico homeópata ha observado que la homeopatía incide “en la mejora del estado general, de la inmunidad, del cansancio, de las piorreas o de las yagas, y en paliar los efectos adversos de los tratamientos oncológicos, como mareos, náuseas y vómitos”. Además, “la homeopatía resulta compatible con cualquier tipo de radioterapia y quimioterapia, por lo que no existen restricciones a la hora de aplicarla”, asegura.

Terapias contraindicadas

Pilar Lianes también cree que “es útil para el tratamiento complementario de síntomas comunes”, pero recalca que “la valoración más en profundidad requiere entrenamiento y experiencia” y por ello, en el caso de los pacientes de cáncer “hay que ser delicado”.

Entre un 30 y un 60% de los pacientes diagnosticados de cáncer hablan del uso de técnicas complementarias con su médico y con su enfermera, pero según el citado estudio del Instituto Catalán de Oncología cerca del 40% de los enfermos no informa a su médico del seguimiento de estas terapias, que en ocasiones pueden estar contraindicadas con el tratamiento convencional. Un ejemplo son los antioxidantes, contraindicados con el antraciclina, que se usa en determinados tumores. En este sentido, “sería muy recomendable que los médicos preguntaran a los pacientes sobre el uso de este tipo de complementos”, concluye el informe.

Para el ICO, “la falta de conocimiento que los médicos tienen en este mundo de las terapias complementarias, y la ausencia o dificultad de contacto directo con los expertos o profesionales que atienden a estos pacientes compartidos hace que haya un hueco importante entre estas dos aplicaciones de la salud, una desconexión que hoy en día hace plantear la necesidad de una posible figura ‘puente’ integrada en la atención al paciente”.

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistarose.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

CERRAR