Noticias

Uso de terapias no convencionales en pacientes con sarcoma
Uso de terapias no convencionales en pacientes con sarcoma

Alexander Andrews on Unsplash

49 años ago

Uso de terapias no convencionales en pacientes con sarcoma

Los pacientes con sarcoma muestran una gran disposición al uso de terapias alternativas como complemento a su tratamiento, pero a menudo están mal informados sobre los problemas de seguridad y el riesgo de interacciones con su tratamiento oncológico, según un estudio presentado en ESMO 2018.

Los pacientes de sarcoma muestran una gran apertura al uso de medicinas alternativas complementarias (CAM) para los cuidados de apoyo, pero están mal informados sobre los problemas de seguridad y el riesgo de interacciones con los fármacos anticancerosos, según un estudio que se presentará en la ESMO 2018. (1)

Uso de terapias no convencionales en pacientes con sarcoma 

Un equipo del Hospital Universitario de Mannheim (Alemania) realizó una encuesta estructurada durante un período de 4 meses (del 1 de enero al 30 de abril de 2018) para investigar los tipos y las modalidades de uso de las terapias no convencionales en 152 pacientes externos con sarcoma, tumores del estroma gastrointestinal (TEGI) y tumores desmoides que recibían atención en un centro de tratamiento de sarcomas.

Amplia gama de terapias 

Los investigadores consideraron las CAM como una amplia gama de prácticas que incluyen la suplementación de vitaminas o minerales, hierbas chinas o curativas, homeopatía, acupuntura, meditación, yoga, Tai Chi o cambios en los hábitos alimenticios, como el cambio a una dieta cetogénica o vegana. Los principales resultados mostraron que el 51% de los participantes habían utilizado métodos alternativos durante su vida, y el 15% de ellos sólo durante la enfermedad, en paralelo con los tratamientos contra el cáncer. Además, el diagnóstico de cáncer demostró haber despertado el interés de los pacientes por las CAM en el 44% de los participantes.

Los pacientes demostraron ser selectivos en sus elecciones, como dijo el supervisor del estudio, el profesor Peter Hohenberger: “Lo que encontramos es que las vitaminas y los minerales son muy populares, pero los pacientes los toman específicamente en lugar de usar suplementos multivitamínicos. La vitamina D está en la primera posición, seguida por el selenio más el zinc, la vitamina C, y está surgiendo el interés por la vitamina B17”, destacó.

Efectos secundarios de las terapias no convencionales 

A pesar de la popularidad reportada de las terapias no convencionales entre los pacientes, todavía falta información clara sobre sus efectos secundarios e interacciones potenciales con otros medicamentos. En la encuesta, el 60% de los pacientes reconocieron que la información que tenían sobre temas de seguridad de las CAM era insuficiente, aunque mostraron poca preocupación por cualquier riesgo potencial dijo Hohenberger: “Cuando miramos las fuentes de información sobre las prácticas no convencionales, los oncólogos representaban sólo el 7%. En nuestro estudio, los pacientes mencionaron repetidamente que estaban positivamente sorprendidos por nuestro interés en su uso de CAM”.

Internet como buscador de información  

“Los pacientes accedieron principalmente a información sobre medicinas complementarias y alternativas en Internet y otros medios (43%), amigos (15%) y profesionales de la salud (14%). En fuerte contraste con esto, cuando se trataba de encontrar información sobre los efectos secundarios de las terapias contra el cáncer o cómo tratarlos, casi la mitad de los pacientes le preguntaban a su oncólogo”.

Riesgo de interacción con la medicación

Al comentar estos resultados para la ESMO, el Dr. Markus Joerger del Hospital Cantonal de St. Gallen, Suiza, dijo que la percepción de bajo riesgo asociada con las CAM entre los pacientes es un gran problema. “Los pacientes tienden a creer que los suplementos o hierbas son generalmente seguros, pero no están exentos de riesgo. En la práctica diaria, si usted no sabe lo que su paciente está tomando como medicina alternativa, el riesgo de interacciones medicamentosas puede aumentar significativamente y tener un impacto en los resultados clínicos”.

El oncólogo  como principal fuente de información 

También agregó que los oncólogos deben tratar de preservar su papel como fuente primaria de información para los pacientes de cáncer: “Aunque no debemos demonizar a Internet u otras fuentes de información, obtener información fuera del ámbito clínico a menudo puede ser engañoso. Los pacientes tienen que darse cuenta de que pueden discutir cualquier opción relacionada con la salud con su oncólogo y ser aconsejados sobre diferentes opciones cuando desean reducir el estrés relacionado con el tratamiento del cáncer, o más en general para sentirse mejor”, dijo.

Mejorar el conocimiento 

Las interacciones medicamentosas (IDD) son un tema relevante pero a menudo descuidado en la oncología médica, y debido a que los sarcomas son tan raros (sólo el 1% de todos los casos de cáncer), mejorar el conocimiento médico y la investigación clínica en este ámbito sigue siendo un desafío. En la ESMO 2018, una revisión retrospectiva que incluyó a 202 pacientes con sarcoma que recibían quimioterapia o inhibidores de la tirosina cinasa informó que en el período de estudio (de 2014 a 2018) se produjeron un 18% de las principales interacciones medicamentosas y que se aconseja la reconciliación médica, la elaboración de un inventario de todos los medicamentos recetados y tomados por los pacientes antes de iniciar el tratamiento contra el cáncer para prevenir efectos adversos o tratamientos ineficaces. (2)

Interacción con los medicamentos 

La autora principal, la Dra. Audrey Bellesoeur, de la Universidad de París Descartes, Francia, dijo: “Sabemos por investigaciones anteriores que uno de cada tres pacientes ambulatorio con cáncer es susceptible tener posibles interacciones entre medicamentos. Una mejor comprensión de estos mecanismos es necesaria hoy en día para una verdadera medicina personalizada”. En el estudio, el DDI se observó con mayor frecuencia con los inhibidores de la tirosina cinasa, mientras que la gemcitabina se asoció con un riesgo significativamente menor.

Bellesoeur añade: “Según nuestros análisis, el 29% de las interacciones medicamentosas que requerían intervenciones de los farmacéuticos se asociaron con medicinas alternativas complementarias. Los riesgos de interacciones con medicamentos no convencionales son los mismos que para otras co-medicaciones: principalmente el aumento de la toxicidad y la pérdida de eficacia de los tratamientos anticancerosos. Sin embargo, a menudo tenemos menos información sobre la composición de estos productos y su riesgo de toxicidad o interacción cuando se usan en combinación con otros agentes”.

Seguimiento de los pacientes 

Según Joerger, la caracterización del riesgo de DDI será cada vez más relevante en el futuro. “Debido a que hay más opciones de atención disponibles, los pacientes reciben cada vez más co-medicaciones, pero aún no se los revisa rutinariamente para detectar interacciones entre medicamentos. La revisión médica por parte de un farmacéutico clínico puede ser una estrategia efectiva para evitarlos o limitarlos, como mostró el estudio”.

Ofrecer tratamientos mixtos sin riesgos 

“Sin embargo, los centros oncológicos también deben invertir en medicina integral que combine tratamientos médicos contra el cáncer con terapias no convencionales. El oncólogo promedio tiene poco conocimiento de estos métodos alternativos; esto se debe principalmente a la falta de estudios y bases de datos en el campo. Se necesitan más esfuerzos para entender cómo ofrecer tratamientos mixtos de forma segura y acumular experiencia para asesorar mejor a nuestros pacientes”, concluyó.

Definir la oncología integrativa 

Un primer paso hacia la construcción de conocimiento en el campo es llegar a un consenso sobre lo que debe significar la oncología integrativa. Por esta razón, la ESMO anima a los oncólogos y otros profesionales de la salud a utilizar la definición más precisa de la medicina complementaria e integradora (MIC) al referirse a todos los tratamientos complementarios que se utilizan junto con las terapias convencionales en entornos controlados en lugar de las siglas CAM, que tradicionalmente incluyen también los tratamientos utilizados en lugar de la medicina con base científica.

Basándose en las pruebas recogidas hasta ahora en el ámbito del cáncer de mama, la ESMO ha reconocido los beneficios del ejercicio físico, los programas de reducción del estrés basados en la atención plena, la hipnosis, el yoga y la acupuntura en los cuidados de apoyo, mientras que no se recomienda el uso de suplementos antioxidantes, hierbas, minerales, oxigenoterapia y ozonoterapia, enzimas proteolíticas, fitoestrógenos y vitaminas en dosis altas, ya que no se ha asociado a efectos beneficiosos ni a resultados negativos (3).

Referencias

1 Abstract 1655P_PR ‘The use of complementary and alternative medicine (CAM) in sarcoma patients’ will be presented by Kiagenda Sunku-Winkler during the Poster Display Session on Monday, 22 October 2018, 12:45 to 13:45 (CEST) in the Poster Area Networking Hub – Hall A3. Annals of Oncology, Volume 29 Supplement 8 October 2018
2 Abstract 1632P_PR ‘Characterizing the risk of drug-drug interactions in sarcoma treated patients: role of pharmacist integration’ will be presented by Audrey Bellesoeur during the Poster Display Session on Monday, 22 October 2018, 12:45 to 13:45 (CEST) in the Poster Area Networking Hub – Hall A3. Annals of Oncology, Volume 29 Supplement 8 October 2018
3 F. Cardoso et al. 4th ESO-ESMO International Consensus Guidelines for Advances Breast Cancer (ABC 4). Annals of Oncology 29: 1634-1657, 2018

Por: Foto: Alexander Andrews on Unsplash

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies