Es aconsejable realizar una autoexploración mamaria de forma regular cada mes. Para evitar molestias, es mejor examinarse los pechos cuando son menos sensibles; es decir,  dos  o  tres  días  después  de  finalizada  la  menstruación.

mama 2

1. Desnúdese de la cintura para arriba y póngase de pie frente al espejo, con buena iluminación. Levante los brazos sobre la cabeza e inspeccione cuidadosamente ambos senos buscando cualquier anormalidad, como expulsión de líquido por los pezones, pliegues, hoyuelos, piel escamosa (piel de naranja) o protuberancias (bultos).

 

 

 

mama 12.  Junte las manos detrás de la cabeza y presione  adelante. Luego, presione las manos fuertemente sobre las caderas e inclínese ligeramente hacia el espejo mientras empuja los hombros y los codos hacia delante. Estos dos movimientos marcan cualquier cambio en el contorno del pecho.

 

mama 3

3.  Examine cuidadosamente cada seno con los dedos, en posición recostada y de pie. Aproveche cuando se baña para realizar el examen de pie; con el agua jabonosa es más fácil encontrar pequeñas masas u otras anomalías.

mama 4

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta