Asociación club rose

club rose: Las mujeres como embajadoras de la salud
club rose: Las mujeres como embajadoras de la salud
50 años ago

club rose: Las mujeres como embajadoras de la salud

“Cuando las mujeres hacemos ejercicio estamos dando ejemplo a nuestra familia: hijos, pareja, padres y hermanos,  y al resto de nuestro entorno, por eso tenemos que asumir nuestro papel prescriptor”, ha dicho Gema García Marcos, periodista, responsable del portal “Nos movemos” de El Mundo.es  y una de las Sports Angels de Telva.com, a las socias del club rose, que celebró ayer su cuarto encuentro dedicado al ejercicio físico. En su intervención, estuvo acompañada por Soraya Casla, doctora en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y especialista en ejercicio oncológico, quien también aconsejó a las mujeres que se conviertan en “embajadoras de la salud” porque “el cambio es posible y está en nuestra mano”. “Para la Administración -ha añadido- es más caro invertir en cambios de estilo de vida que en medicamentos”. Y si queremos que las generaciones futuras vivan más y mejor -la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de que si seguimos así las generaciones venideras vivirán cinco años menos que sus padres-, las mujeres deben tomar la iniciativa y adoptar hábitos de vida saludables: “Los niños hacen más ejercicio cuando sus padres también lo hacen”.

Para empezar a practicarlo no hay que fijarse grandes metas sino ir sumando poco a poco, 150 minutos a la semana de ejercicio físico es lo mínimo que establece  la OMS para mantener nuestra salud. Sin embargo, es recomendable convertirlo en un hábito de vida, y para conseguirlo hay que practicar, durante 28 días, la misma actividad a la misma hora. Soraya Casla ha recordado que no es lo mismo actividad física que ejercicio físico. “Mientras que la primera es cualquier movimiento que hacemos cada día, el ejercicio es aquella actividad física que se produce de forma habitual y además de forma planificada para mejorar la salud”.

La práctica de ejercicio físico es importante para todos, pero especialmente para las pacientes de cáncer porque mejora y regula aspectos que se ven alterados por los tratamientos oncológicos como la capacidad cardiovascular, el peso, la masa muscular y el sueño, además de ayudarles a sentirse más felices. Por eso, tanto Soraya como Gema quisieron desmontar las excusas que se suelen decir para no “ponerse las zapatillas” como  ‘estoy cansada’, ‘hace frío’, ‘hace calor’, ‘no tengo tiempo’, ‘me da pereza’… y aconsejaron practicar ejercicio acompañados, porque así resulta más entretenido, se adquiere mayor compromiso y es más difícil dejarse vencer por las excusas.

En el encuentro  -patrocinado por ISDIN y Novartis, además de contar con el apoyo de Skechers y El Corte Inglés– el representante de la firma de dermatología, José Luis Martín Velázquez, ha insistido en la importancia de la fotoprotección y sobre todo en que los niños ya empiecen a comprender la necesidad de protegerse del sol. “El factor de protección -explicó- es el número que figura en los envases para informar sobre cuánto tiempo, dependiendo del fototipo de cada uno, tardaríamos en quemarnos. Un factor 8 significa 80 minutos de protección, a partir de ahí la piel ya se quemaría. Por eso nosotros recomendamos cuanta mayor protección, mejor; aunque la protección total no existe”. Hay que aplicarse el fotoprotector de forma abundante, cada dos horas, media hora antes de salir de casa y siempre con la piel seca. Después, hay que renovarse el producto cada 2-3 horas. “Cara, escote, nariz y, lo que se olvida mucha gente, las orejas debemos protegerlas bien porque a las personas mayores les suele salir en ellas queratosis que puede convertirse en cáncer de piel”, ha puntualizado.

Tras su intervención, Esther Lorite, directora de Comunicación de Novartis Oncology, ha presentado en primicia una guía de nutrición y ejercicio físico para mujeres con cáncer de mama en la que han colaborado las doctoras Soraya Casla y Rocío Fonseca. “Afortunadamente, las nuevas terapias cada vez nos permiten tener mejor calidad de vida y seguir haciendo nuestra vida, cuando estamos atravesando una patología como es el cáncer de mama, y queríamos hacer algo por las mujeres que padecen esta enfermedad”, ha explicado.

Se trata de una guía en la que figuran planes de entrenamiento adaptados al momento de la enfermedad en la que se encuentre cada mujer, dependiendo de “si se acaba de operar, si ya ha superado la enfermedad, si tiene principio de linfedema o si tiene algún tipo de metástasis. Y va acompañada de un vídeo en el que Soraya Casla nos enseña cómo debe hacerse correctamente cada ejercicio y de una guía de nutrición pensada para paliar todos los efectos adversos derivados de los tratamientos oncológicos, complementada con una serie de recetas en las que no hace falta ser un ‘top chef’  para prepararlas en casa. Están pensadas para el día a día, son económicas y se pueden hacer con los alimentos que todos tenemos en la nevera”.

Tras esta charla entre amigas, en la que las asistentes tuvieron la oportunidad de aclarar todas sus dudas sobre el ejercicio, llegó la hora de moverse y ponerse a punto. Las socias del club rose disfrutaron de una clase práctica en la que Soraya Casla y Gema García les enseñaron ejercicios físicos para mejorar su estado de forma y, en definitiva, su salud.

El evento ha finalizado con la presentación del número cuatro de la revista, un agradable encuentro en el que se han dado cita aquellas personas que hacen posible que LVR siga acompañando a todas las pacientes de cáncer y a sus familiares.

Os dejamos con el vídeo de la charla:

 

 

club rose

club rose es una iniciativa puesta en marcha por Revista LVR para que las mujeres hablen entre ellas y se asesoren con profesionales especializados de aspectos básicos de su vida y del cuidado de la salud. Se trata de una comunidad en la que conviven pacientes de cáncer y las personas de su entorno más cercano, mujeres interesadas en un estilo de vida saludable que fomente el bienestar físico y emocional, y empresas y organizaciones comprometidas con la salud y la prevención. “A lo largo de este año de existencia -ha explicado Valérie Dana, directora de Revista LVR-, nos hemos dado cuenta de que la prevención y los hábitos saludables son, sin lugar a dudas, los dos ejes donde podemos actuar más allá de nuestro tema central, el cáncer”. Esta es la base que ha llevado al Club a organizar encuentros entre amigas. ¿Por qué entre amigas? Según, la directora de LVR, “porque nos parece importante que las pacientes salgan de los hospitales y se reúnan con otras mujeres para charlar sobre la vida. No me cansaré de repetir que una paciente es ante todo una mujer que pertenece a la sociedad antes, durante y después de su enfermedad”.

Cómo suscribirse al club rose

Es muy sencillo: solo tienes que entrar aquí y, por una cuota anual de 20 €, recibirás una tarjeta de socia, las dos revistas de 2015, folletos de interés, un set de productos cosméticos y un pañuelo de seda diseñado en exclusiva para club rose. Además, durante todo el año podrás asistir a encuentros y charlas mensuales que te ayudarán a vivir mejor y tendrás descuentos y promociones que te iremos contando.

¡Anímate y apúntate a club rose! Ya sabes que somos un proyecto social, aquí tienes la oportunidad de unirte a él. Te estamos esperando.

 

 

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies