Con mucho gusto o cómo recuperar el sabor de los alimentos

Por Valérie Dana

Uno de los efectos secundarios de la quimioterapia y/o de la radioterapia puede ser la disgeusia, que lleva a tener un mal sabor en la boca, ‘sabor a metal’, como se suele escuchar, y que puede afectar del 20% hasta el 80% de quienes están en terapia. No afecta a todo el mundo de la misma manera, pero puede tener un impacto importante en la vida de los que sufren este trastorno.

El efecto de la quimioterapia y/o de la radioterapia 

La quimioterapia mata las células, todas las células, incluso las que existen en la boca y la lengua, que actúan como receptoras del sentido del gusto. Hasta que no se reproduzcan, no pueden hacer su trabajo de transmisión al cerebro, que es la parte del cuerpo en la que se identifican los diferentes sabores.

Diferentes impactos para el paciente

Padecer de disgeusia puede dificultar la ingesta e impedir alimentarse correctamente, lo que puede conllevar una pérdida de peso o desnutrición, pues cada bocado es sinónimo de un sabor desagradable que hace desaparecer cualquier placer y las ganas de comer. Además de los tratamientos, de todo lo que significa padecer un cáncer, este efecto secundario tiene un impacto emocional. Que uno no pueda disfrutar de momentos de pequeños placeres con los suyos puede llevar a la tristeza, la irritabilidad e incluso la depresión.

Una mejor calidad de vida durante los tratamientos 

¿Cuáles son las soluciones entonces? Aparte de tener mucha paciencia, dejar la cubertería de plata y evitar la carne roja —o si se come, que esté marinada o en salsa para disminuir el sabor amargo—, no había hasta ahora un complemento que pudiera aliviar esta sensación. El primer complemento sensorial para contrarrestar esta molestia persistente es TasteCare® de Cantabria Labs Nutrición Médica, laboratorio especialista en personalizar el tratamiento aportando soluciones a las necesidades de los pacientes para mejorar su salud y calidad de vida.

Con mucho gusto o cómo recuperar el sabor de los alimentos

“Con mucho gusto” es el lema de TasteCare® , cuyos comprimidos, con un agradable aroma a frutos del bosque, ofrecen un efecto trasformador del sabor. Se chupan (no se deben masticar) hasta que se disuelvan por completo en la boca, y su efecto dura una hora. Se puede consumir con todo tipo de alimentos, lo que permite comer de nuevo sin estar afectado por el desagradable sabor a metal.

Principio activo

Su principio activo, el DMB®, se extrae de la pulpa de una baya de África tropical, de la especie de Synsepalum dulcificum. Contiene una glucoproteína capaz de paliar los sabores más fuertes de los alimentos. De esta manera, TasteCare® se adhiere a los receptores de las papilas gustativas y transforma, pero sin alterar, el sabor de los alimentos. El principio activo de este complemento con tecnología exclusiva y patentada está aprobado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). TasteCare® es un producto innovador.  Supone un gran paso en la mejora de la calidad de vida de quienes sufren alteraciones del sentido del gusto. Ayuda a recuperar la percepción olfatogustativa, así como a preservar los hábitos alimentarios.  TasteCare® favorece la ingesta de alimentos y contribuye a alcanzar los requerimientos nutricionales que tanto influyen en el estado emocional y físico del paciente oncológico en riesgo de desnutrición.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta