Verano linfedema

Verano y linfedema

Cuando llega el verano y sube la temperatura, nuestro cuerpo reacciona acumulando más líquidos que cuando hace frío, debido a la dilatación de los vasos sanguíneos y el aumento de permeabilidad. Esto hace que tanto el sistema venoso como el linfático tengan más trabajo y más sustancias y desechos que eliminar. Si estos mecanismos no funcionan adecuadamente, aparecen los edemas (hinchazones) en cualquier parte del cuerpo: en la cara, en las manos, las piernas y sobre todo en los pies.

Si además nos enfrentamos a esta situación con un linfedema, ya partimos de un aumento de volumen y un mal funcionamiento del sistema linfático. Independientemente de su causa (radioterapia, cirugía, extirpación de ganglios…) es muy importante saber cómo actuar.

La Asociación Española de Linfedema recomienda las siguientes pautas: 

  • Cuida tu alimentación y aprovecha la variedad de frutas y verduras frescas de temporada
  • Trata de beber agua y evita las bebidas gaseosas y azucaradas
  • Utiliza tu prenda de compresión (manga, guante, medias) todo el tiempo que sea posible
  • Trata de evitar humedad en la piel y sobre todo en las zonas de pliegues y entre los dedos
  • Ten precaución con la manicura y pedicura, por el riesgo de pequeños cortes o heridas
  • Mantén la piel hidratada
  • Evita la exposición solar directa
  • Haz los ejercicios recomendados por tu fisioterapeuta siempre que puedas, y si tienes opción de elegir, hazlos en el agua. Siempre, de forma lenta y sin fatigarte. Evita el ejercicio vigoroso o de alta intensidad
  • Lleva ropa cómoda, evitando gomas y prendas ajustadas ya que dificultan la circulación
  • Si viajas, trata de obtener una receta médica o llevar antibióticos y desinfectantes necesarios en caso de infección.
  • Si viajas en avión, lleva puesta tu prenda de compresión y muévete con regularidad

¡Disfruta del verano! Solo debes tener precaución y escuchar tu cuerpo.

Si percibes cualquier cambio de volumen, de consistencia o dureza, de temperatura (sobre todo si se pone muy rojo y caliente), acude al médico o al fisioterapeuta especializado en linfedema. Recuerda que el linfedema es un problema de salud, una patología seria, no un problema estético. No confíes en cualquier profesional y solo ponte en manos expertas y cualificadas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta