Estilo de vida

Consejos para ganar peso después de las terapias oncológicas
Consejos para ganar peso después de las terapias oncológicas

Cáncer y alimentación saludable; prevención

50 años ago

Consejos para ganar peso después de las terapias oncológicas

Cáncer y alimentación saludable; prevenciónTras superar un cáncer, algunas personas se sienten débiles, con agotamientos físico y psíquico que les impide recuperar su vida anterior y llevara cabo sus obligaciones diarias y laborales. El estado de ánimo depresivo  y los temores generados por el miedo a una recaída pueden ser una de las causas, pero muchas veces la pérdida de peso y, sobre todo, de masa muscular, agravan esta situación. Por tanto, recuperar el peso previo y el apetito es fundamental para vencer el cansancio. 

El ejercicio físico ayuda a desarrollar una masa muscular y es el mejor estimulante del apetito. Prueba a pasear entre 15 y 30 minutos antes de cada comida del día. 

También puedes aumentar tu apetito bebiendo pequeñas cantidades de caldo, zumo ligeramente ácido o una infusión de artemisa o cardo santo u otras plantas medicinales con propiedades orexígenas, es decir, que abren el apetito. Otro truco es masticar un chicle de sabor ácido quince minutos antes de las comidas.

Intenta realizar cinco comidas al día. En el desayuno da prioridad a los alimentos energéticos, como cereales integrales, avena, germen de trigo, pan o galletas combinados con lácteos. Elige un bocadillo, un zumo o una pieza de fruta para comer a media mañana y media tarde y antes de acostarte toma un vaso de leche con galletas, por ejemplo.

Los siguientes diez alimentos son ricos en nutrientes y una buena opción si deseas recuperar peso, energía y vitalidad:

  • Sésamo: las semillas contienen ácidos insaturados, proteínas de alto valor biológico, lecitina, vitaminas, minerales y oligoelementos. Se pueden tomar enteras, tostadas, o molidas en forma de pasta llamada tahín, que sustituye con ventaja a la mantequilla y margarina por su excelente composición.
  • Germen de trigo: es rico en proteínas, ácidos grasos esenciales (incluidos los omega-3), vitaminas B y E, minerales y otros componentes antioxidantes. Lo puedes tomar en el desayuno, junto con levadura de cerveza y otros cereales integrales, entre los que destaca la avena, por su riqueza en nutrientes.
  • Polen: es rico en vitaminas y minerales y estimula los procesos fisiológicos y, especialmente, los digestivos. Una alternativa igualmente nutritiva es la jalea real.
  • Aceitunas: dos o tres aceitunas antes de empezar a comer estimulan los jugos gástricos, abren el apetito y proporcionan grasas saludables.
  • Endrina: esta fruta silvestre, similar a la ciruela, se ha usado tradicionalmente como estimulante del apetito por su riqueza en ácidos y taninos.
  • Papaya: activa los procesos digestivos. Contiene una enzima o fermento que ayuda a digerir las proteínas, por lo que puedes tomarla como postre para facilitar la digestión. También se utiliza en forma de refresco, batido o helado. Es un buen ingrediente para la ensalada, mezclada con lechuga y jugo de limón.
  • Piña: contiene una enzima llamada bromelina que favorece la digestión y ayuda a digerir las proteínas. Al natural, es ideal como postre, para favorecer la digestión, pero también puedes tomarla antes de las comidas, como aperitivo, especialmente cuando el estómago está debilitado.
  • Ruibarbo: los rabillos de las hojas se usan como verdura. Son aperitivos, laxantes y estimulan el vaciado de la vesícula biliar.
  • Rábano rusticano: es un alimento utilizado habitualmente en la cocina oriental y produce un estímulo suave y natural de los órganos digestivos. Gracias a ello, aumenta la producción de jugos y los prepara para recibir y procesar los alimentos. Con este rábano se elabora el famoso condimento wasabi, que da sabor a múltiples platos de la cocina oriental.
  • Condimentos: estimulan el apetito y preparan el estómago para la digestión. Los más recomendables son el ajo, el limón y las hierbas aromáticas. 

Si necesitas ganar peso, todos los alimentos son recomendables excepto aquellos que rechaces o no desees tomar. Pero trata de recordar que los hipercalóricos, como la bollería industrial, los embutidos y las bebidas gaseosas, pueden quitarse el apetito, causar indigestión y dificultar la ingesta de cantidades adecuadas de alimentos más saludables.

Recuerda que, en tu caso, para recuperar masa muscular debes ingerir mayor cantidad de proteínas que una persona que no ha tenido cáncer. Toma huevo, carne y/o pescado azul a diario o sustitúyelo por queso y jamón ibérico.

 

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies