El otro día, escuche y vi un vídeo de Antonio Orozco que se llama Mi héroe. Yo sé que esa canción está escrita con mucho amor y sé que va dedicada a todas esas personas que sufren por cualquier motivo, principalmente, por una enfermedad.

Yo me pregunte: ¿quién es mi héroe? Y mi yo interior me dijo: Tú.

Luego me dije a mí misma, que no, que yo no soy heroína (héroe-masculino; heroína-femenino); como mucho, soy víctima de algo que no busqué. Es cierto que procuro llevarlo bien, y es cierto que también tengo mis momentos, y en esos momentos es cuando me aparto porque no me gusta que nadie me vea, son mis momentos en los que me gusta contar historias o escribir relatos.

Pensando en esto, llega mi hijo; tiene 20 años, afortunadamente, goza de buena salud, es un chico estudioso y trabajador, creo que el año que viene va a ser ingeniero. Venía con un Diploma porque una empresa informática le ha dado un primer premio por un trabajo que ha hecho junto a unos compañeros; en ese momento, mi niño fue mi héroe. Él es hijo único porque gracias a esta enfermedad que tuve no me aconsejaron quedarme embarazada hasta terminar todo el proceso de curación, y cuando pude, ya me vi mayor, y soy madre de un solo hijo. La vida me ha dado muchas cosas, malas, muy malas, buenas y muy buenas, incluso para conseguir alguno de mis objetivos, no me ha sido tan fácil, pero todas son mías, las malas procuro apartarlas, y las buenas, las disfruto, disfruto de mi hijo, a él le gusta mucho el cine y selecciona películas que sabe que me van a gustar y me lleva a verlas. No hace mucho, tenía ganas de leer un libro, y un día me llama y me dice: toma, me dio una bolsa de una librería con el libro dentro y en la primera página había escrito: “Tú eres mi mejor regalo”. Con eso, tuve felicidad para un montón de días, eso me dio una fuerza tan grande que sé que vais a comprender, sobre todo, los que sois padres. Mi hijo no es soñador, es demasiado realista, con decir que cuando tenía 6 años tuve que decirle que los Reyes Magos no existen porque no se lo creía…. Decía que éramos los padres disfrazados, me hizo que le contara la verdad a cambio de guardar el secreto, nunca se lo dijo a otros amiguitos. Si en su clase aparecía un niño nuevo, diferente, ya tenía amiguito invitado a merendar, su mejor amigo es músico y ciego, con una enfermedad rara.

Mi hijo es mi héroe, pero creo que no está bien que lo diga yo, él es mi vida, junto con su padre.

Esta mañana, he cambiado de héroe, mejor dicho: de heroína. He empezado con mi revisión, y en la sala de espera, me he encontrado con una compañera de fatigas, no la he reconocido al principio, tenía el pelo muy largo y bonito, iba sin pañuelo, y un poquito más gorda, antes estaba muy delgada, hoy era feliz, también le han reconstruido, todo ha ido muy bien, ha empezado de nuevo a trabajar, y me ha contado que su vida es igual que antes del Ca. Disfruta mucho de sus hijas, de su vida, por un momento, también la he visto a ella como una heroína. Venía conmigo mi amiga Isa, otra que está en ello, con ganas de vivir, como nadie puede imaginarse, feliz con su nieta. Después de salir de la consulta hemos ido a tomar una cervecita, nos hemos reído, ella me ha contado cosas de su vida y yo de la mía, porque estamos en la vida.

Mis heroínas también son todas estas maravillosas amigas que gracias al club LVR he conocido, que cuando nos reunimos, es para divertirnos, son esos momento mágicos cuando yo veo lo bonito que es el club, lo guapas que van todas, y lo sonrientes que están, porque cuando asistimos a las reuniones, el club nos aporta un poquito más de vida, y así, pedacito a pedacito, nuestra vida sigue, y pasamos momentos muy gratificantes.

Y, ¡cómo no! Mi querida Valérie, y todo el grupo que día tras día trabaja para que LVR siga adelante; también sois mis héroes porque gracias a vosotros he descubierto que existe la amistad, y que el camino es más llevadero si tienes en quien apoyarte.

¡VOSOTROS SOIS MIS HÉROES!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta