naturecll_0

La revista Nature publica hoy un trabajo que supone un hito en la investigación en nuestro país, ya que se han secuenciado los genomas de las células normales y tumorales de más de 500 pacientes con uno de los tumores más frecuentes, la leucemia linfática crónica . El cáncer es una enfermedad que se produce por la acumulación de daños en el genoma de las células normales. Por ello, hace siete años se puso en marcha el mayor proyecto internacional para el estudio del genoma del cáncer, el ICGC, con el objetivo de descifrar, para cada uno de los 50 tipos de cáncer más frecuentes, el genoma de las células tumorales de al menos 500 pacientes. El consorcio español, encargado del estudio de la leucemia linfática crónica, ha sido el primer grupo del ICGC en completar este objetivo. Este trabajo, dirigido por el Dr. Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo, y el Dr. Elías Campo, del Hospital Clínic, el IDIBAPS y la Universidad de Barcelona, ​​ha contado con la participación de más de 60 investigadores de diferentes centros que forman parte del Consorcio Español del Genoma de la Leucemia Linfática Crónica. El jefe de grupo del IRB Barcelona, ​​Modesto Orozco, ha participado en el estudio a través del Programa Conjunto de Biología Computacional del IRB Barcelona, ​​el CRG y el BSC.

La leucemia linfática crónica es la leucemia más frecuente en los países occidentales, con más de mil nuevos pacientes diagnosticados cada año en nuestro país. Conocer qué cambios genéticos provocan el desarrollo tumoral y cómo influyen en el desarrollo de la enfermedad es un paso fundamental para mejorar el tratamiento del cáncer.

La comparación del genoma de las células tumorales con el de las células sanas del propio paciente revela que cada célula tumoral ha acumulado unas tres mil mutaciones en su genoma. «Este estudio nos ha permitido definir 60 genes diferentes las mutaciones de los cuales provocan el desarrollo del tumor» comenta el Dr. López-Otín. «Sin embargo, el hallazgo más relevante del estudio ha sido la identificación de mutaciones en zonas del genoma que no codifican proteínas y la relevancia funcional de las cuales es todavía muy poco conocida», añade. «Estas regiones representan el 98% de nuestro genoma, pero se conocen tan poco que no se suelen analizar en los pacientes» comenta el Dr. Xose S. Puente, de la Universidad de Oviedo y primer firmante del estudio. «En este trabajo hemos demostrado que uno de cada cinco tumores surge por mutaciones en estas regiones oscuras del genoma, y ​​su conocimiento es fundamental ya que influyen en el pronóstico de la enfermedad».

El estudio revela también el impacto de varias mutaciones en la evolución clínica de los pacientes. «Este trabajo proporciona un catálogo muy completo de las alteraciones genéticas más importantes que causan el desarrollo de esta leucemia», comenta el Dr. Elías Campo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta