Cáncer

Reconstrucción mamaria: ¿si o no y cómo?
Reconstrucción mamaria: ¿si o no y cómo?

Reconstrucción mamaria

49 años ago

Reconstrucción mamaria: ¿si o no y cómo?

¿Os acordáis de esta foto que subimos en nuestra cuenta de Instagram? Pues tras ver vuestras reacciones, decidimos hablar con un cirujano de mama para entender lo que pudo ocurrir. 

Reconstrucción mamaria

Hablamos con el doctor Martín Espinosa, cirujano de cáncer de mama del IOB en Barcelona, para comprender su trabajo y ciertos resultados…

Una mastectomía puede ser horizontal o diagonal. ¿Cómo se decide qué tipo de cicatriz se debe realizar?

La forma de definir el tipo de cicatriz o el tipo de cirugía que es necesario depende de cada señora. También de la contextura física de cada una de ella, del tipo de cáncer y de si existe la posibilidad de realizar una reconstrucción inmediata o no. Todo esto hace que el cirujano de mama elija un tipo de cicatriz en función de lo que más le conviene a cada paciente. Si uno tiene la posibilidad de hacer una reconstrucción inmediata generando un nuevo pecho con una prótesis o con tejido propio, la cicatriz se hará en función de esta cirugía. Hoy por hoy, cuando se puede, hacemos lo que se llama una mastectomía conservadora. Eso significa que conservamos la piel, incluso la del areola del pezón, sin comprometer el resultado oncológico de la paciente, de cara a hacer una reconstrucción de mama con mejor forma porque trabajamos con la propia piel de la persona. Las pacientes tienen mejor calidad de vida con este tipo de intervención. La cicatriz, por ejemplo, se puede hacer pequeña, del tamaño de unos seis centímetros en el surco submamario, o alrededor del pezón, o en el borde del axila de la mama. Si la señora no se puede hacer una reconstrucción inmediata por una causa oncológica o porque no lo desea, la cicatriz es más grande porque es necesario extirpar mucha cantidad de piel que sobra.  

Antes de realizar tal operación, ¿os tomáis el tiempo de hablar con la paciente? ¿De escucharla también?

Eso depende de cada profesional; si se hace o no, no lo sé. ¿Cómo se debería hacer? Lo tengo muy claro. Los cirujanos de mama, incluso todos los especialistas que están alrededor del cáncer de mama, es decir los oncólogos, los radiólogos, etc., sabemos que tratar el cáncer de mama no es una urgencia oncológica y podemos invertir el tiempo de treinta, hasta incluso sesenta, días para tomar la mejor decisión entre los médicos y la paciente y ver cuál es el mejor tratamiento para ella.

Cuándo hay una reunión multidisciplinar, ¿está incluida la paciente o es solo una reunión entre especialistas?

Generalmente no están incluidos los pacientes.

¿No es un error?

Nos cuesta bastante juntarnos entre nosotros como para conseguir que acuda la paciente. Lo deberíamos hacer con cada una de ellas, y deberíamos ir alternando las pacientes porque no pueden escuchar nada que no las concierne directamente. En muchos lugares de Europa se hacen reuniones multidisciplinares, no tanto en Estados Unidos donde esta costumbre no está muy desarrollada. En la consulta, el cirujano o el oncólogo expresa la visión pluridisciplinar. Incluso cuando tengo que decidir una cirugía, y, si es posible una reconstrucción, la decido en la misma consulta con el cirujano plástico. Y con él, definimos la mejor estrategia de mastectomía y de reconstrucción.

¿El cirujano de mama trabaja mano a mano con el cirujano plástico? ¿El cirujano de mama nunca reconstruye?

Eso depende de la formación de cada cirujano de mama y también de las comunidades autónomas. El cáncer de mama en España está tratado tanto por ginecólogos como por cirujanos generales, 50/50 % más o menos. En determinadas comunidades autónomas no hay disponibilidad de cirujanos plásticos.

Algunos cirujanos plásticos realizan la reconstrucción mamaria ellos mismos y están formados para ello. Tienen las habilidades para hacerlo. En muchos sitios de España los propios cirujanos de mama realizan también la reconstrucción mamaria inmediata.

A veces hay resultados dramáticos…

Pueden ser dramáticos quizá en función de una persona o de un médico en particular. Pero puedo asegurar que hay muy buena experiencia en España -y eso pasa en el resto de Europa también- de cirujanos de mama con muy buena experiencia tanto en el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama como en la reconstrucción.

¿Entiendo que os formáis en las técnicas de cirugía plástica?

Obviamente. Incluso yo como cirujano de mama realizo determinadas técnicas de cirugía plástica para el remodelamiento de la mama después de sacar el tumor; se llaman cirugías oncoplásticas. Si bien la formación del cirujano de mama es muy integral porque tiene que saber mucho de oncología, de radioterapia o de mamografía, por ejemplo, recurrimos a otros especialistas para que nos den sus consejos. Personalmente prefiero trabajar con un cirujano plástico pero tiene que ser especialista en cirugía plástica reparadora. Muchos cirujanos plásticos tienen experiencia en cirugía cosmética, no reparadora.

¿Mejor evitarlos?

Sí, porque deben tener experiencia de reparación de un “defecto” como puede ser la falta de una mama. No todos tienen esta formación.

En la sociedad, mucha gente piensa que una reconstrucción mamaria es poner tetas y está relacionada con una reconstrucción plástica como la mujer que quiere aumentar o disminuir su pecho pero no es así.

No es lo mismo, no tiene nada que ver. Cuando debemos realizar este tipo de intervención, nosotros explicamos bien a nuestras pacientes lo que nosotros esperamos con la reconstrucción y lo que podemos ofrecer. Eso siempre marcando una diferencia de que la mama no le va a quedar como a aquellas mujeres que se ponen prótesis para que la mama sea más grande.

¿Eso lo entienden las mujeres?

Bueno, si se lo explica bien, sí en la gran mayoría. En ese sentido, ellas se van preparando para la cirugía. Creo que es la información que se les da a las pacientes, la forma que uno transmite pero también las dudas que resuelve.

¿Qué pasa cuando una mujer decide no reconstruirse? ¿Es una decisión que entiende como cirujano? ¿Como hombre?

Sí, obviamente. Hay señoras que prefieren no reconstruirse y quitarse el otro pecho para estar planas y simétricas.

Algunos médicos me han dicho que luego las mujeres cambian de opinión al cabo de unos años. Hay una tendencia actualmente de mujeres que quieren hacer lo que les da la gana con su cuerpo y no lo que les dictan los médicos. Muchas de ellas han sufrido tanto que no quieren volver a pasar por cirugías.

Por eso es muy difícil generalizar. Me preguntaba si todos los cirujanos plásticos están capacitados para hacer una buena reconstrucción inmediata; es algo muy complicado, como la vida misma. Respetamos la decisión de las mujeres siempre y cuando están bien informadas. Algunas no quieren reconstruirse hoy porque no quieren más, porque están cansadas por los tratamientos o porque tienen miedo de prolongar la intervención; en caso de una reconstrucción inmediata, la intervención se puede prolongar dos horas más. Después de volver a su vida normal, a los tres o cuatro años, quizá cambian de opinión. Y si lo hacen, tienen la posibilidad de hacer una reconstrucción diferida. Es decir, recuperar este volumen, o bien con una prótesis o bien con tejido propio. Muchas mujeres en el momento del diagnóstico y del tratamiento, están muy indecisas sobre si hacerse o no la reconstrucción. Muchas optan por el no para decidir más adelante. Eso también es una posibilidad que es factible. No criticamos estas decisiones.

En caso de una mastectomía total, es decir con una cicatriz grande, ¿se puede volver a hacer una reconstrucción?

Sí, se puede. Independemente del tamaño de la cicatriz, está toda la piel que recubre el sitio donde estaba la mama. Se hace una cirugía en dos tiempos. Primero se pone una prótesis vacía, que se denomina expansor. Se va a inflar regularmente. La piel se va estirando como si fuera un embarazo hasta formar una nueva cavidad en la cual en una segunda intervención se pone la prótesis de silicona.

La otra posibilidad es reemplazar todo por tejido propio de la paciente. Cogemos grasa y piel, por ejemplo, de debajo del abdomen y la transportamos como si fuera un trasplante a nivel de la mama para haceruna mama nueva.

¿El resultado es igual?

Uno queda con mejor forma de la mama, otro queda con menor forma de la mama pero depende qué posibilidades hay en función de las características de cada paciente. Si se trata de una bailarina muy delgada no tendrá grasa en el abdomen… El resultado, en la gran mayoría de los casos, y trato siempre de explicarlo, es que si es posible hacer una reconstrucción en la misma cirugía desde el punto de vista oncológico, esto no conlleva riesgos. La gran mayoría de las pacientes tienen mejor calidad de vida cuando salen reconstruidas de la cirugía. Si estas condiciones, por el criterio oncológico o por los tratamientos, no se pueden cumplir, o la paciente no lo tiene claro, pues se hace en forma diferida adaptando el tipo de reconstrucción al tratamiento oncológico, a la contextura física de la paciente, y a sus deseos.

Tras una mastectomía, cuando se recomienda realizar sesiones de quimioterapia o radioterapia, ¿existe un riesgo de que las cicatrices se infecten?

Habitualmente para los tratamientos adyuvantes, es decir tratamientos después de la cirugía, esperamos de tres a cuatro semanas después de la intervención quirúrgica. Si tras este tiempo no ha habido ninguna complicación con la cirugía, se puede empezar el tratamiento con quimioterapia o radioterapia sin aumentar el riesgo de complicaciones. En caso de que hagamos  una reconstrucción inmediata, si fuera necesario hacer uno de estos tipos de tratamientos, también esperamos entre tres o cuatro semanas.

En nuestro perfil de Instagram, hemos subido una foto que pone los pelos de punta. Se trata de una mastectomía en la cual se ha dejado mucha piel, por si la paciente quisiera algún día reconstruirse, aunque ella había estipulado que quería una mastectomía limpia. A raíz de esto hemos recibido varios comentarios de mujeres que están viviendo la misma situación. ¿Cómo se explican estas situaciones? Tras pasar por un cáncer que es todo menos un camino de rosas, una mujer no tiene por qué pasar por esto, ¿no cree?

Se puede corregir. Lo que se ve es que hay importantes restos de piel. A veces eso es el resultado de la contextura física de la paciente. Hay mucha piel que sobra, no porque es el tejido mamario sino el tejido graso que está debajo de la piel. Pero es verdad, quizá se podría haber hecho con mejor resultado.

¿El sobrepeso es un problema a la hora de practicar una mastectomía simple?

Sí, porque puede haber exceso de piel sobre todo por debajo de las axilas. Más que un exceso de piel, es un exceso de grasa. Antes pasaba desapercibido por el volumen de la mama. Resecar estos excesos conlleva muchas veces cicatrices más grandes. No sé nada sobre esta señora pero no es algo habitual. Creo que conceptualmente eso se resume en lo siguiente: el cáncer de mama es el cáncer más frecuente de la mujer. Cada vez hay más cánceres de mama y cada vez hay más evidencia de que el mejor resultado oncológico y de calidad de vida es en aquellas pacientes que están tratadas en grupos multidisciplinares. Estos grupos tienen un cirujano de mama, un cirujano plástico reparador, un oncólogo, una enfermera, un rehabilitador especializado en mama y aquí todos hablamos el mismo idioma. Eso significa que tratamos de explicar a la paciente de la mejor forma posible, lo que pensamos como plan terapéutico para que sea el mejor plan para ella. A esta mujer de la imagen, si fuera paciente mía y eso le genera una mala calidad de vida, le propondría o intentar una reconstrucción diferida, siempre que esté de acuerdo, o, si prefiere quedarse plana, evaluaría de qué forma eliminar estos excesos de piel para que no tenga tanta alteración de su calidad de vida.

Es complicado porque es algo inesperado. Lo que noto es que muchas mujeres quieren verse como antes y eso ¿no es posible?

Efectivamente es complicado. Verse como antes es imposible. Pero entre todos logramos que pueda sentirse una persona nueva curada de cáncer de mama, pero con secuelas de este cáncer en muchos casos. Y las cicatrices son una de las secuelas del cáncer de mama. Es difícil ocultarlas y a veces las mujeres pierden la sensibilidad. La textura de la mama tampoco es la misma. Son cosas que los cirujanos de mama vamos hablando, evaluando y recomendando a cada señora lo que nosotros veamos conveniente. A veces se requiere de cirugías plásticas reparadoras para mejorar la mama. Eso también nos ocurre cuando no es necesario quitar el pecho, es decir en caso de cirugía conservadora. A veces después de la propia cirugía y la radioterapia, un pecho se puede quedar más retraído o más pequeño que el otro. En estos casos hacemos técnicas para recuperar este efecto. Son secuelas del tratamiento que no hay que justificarlas pero hay que buscar soluciones para que la mujer se sienta bien.

E informar siempre. ¿La comunicación es básica?

Una consulta de este tipo puede durar unos 40 minutos. Y el tiempo que sea necesario para resolver las dudas de la paciente. Y darle la oportunidad de volver al día siguiente para seguir preguntado una vez que ella lo haya evaluado con su pareja o su acompañante y, darle el contacto de la enfermera para que esta última pueda resolver dudas desde el punto de vista de los cuidados.

¿Las parejas, según su experiencia, participan en este proceso? ¿Suelen acudir a las consultas?

Sí, es más, no se pierden una consulta. La gran mayoría de las parejas lo que hacen es apoyar la decisión de su señora. Apoyarla sentimentalmente también. Muchas mujeres tienen miedo a la reacción de sus parejas, a cómo la van a ver… y suelen tranquilizarlas porque están enamorados de ellas. Pero también esto está en juego.

¿Algunas veces os planteais que algunas no van a poder ni mirarse en el espejo, y aún menos dejar que otra persona las mire? ¿Todo vale?

Eso es un problema muy grave porque a la paciente se le está alterando su calidad de vida 100 %. No solo diaria, sino de pareja y sexual también. Es un problema.  

¿Ha practicado mastectomía en hombres? ¿Dónde les recibís? Para ellos el diagnóstico es más complicado que para una mujer porque no saben dónde acudir. Y de eso hablaremos en nuestra revista en papel.

Sí. Cuando un hombre se nota un nódulo, les mandamos a la Unidad de Mama. Esta unidad es muy diferente a la Unidad de la Mujer. En la sanidad pública se les suele pedir una prueba de imagen, una ecografía. El radiólogo, cuando ve que se trata de un nódulo de mama sospechoso, les suele derivar al servicio de patología mamaria.

 

Por: Valérie Dana

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies