Dossier

UNIDAD DE PATOLOGÍA DE LA MAMA DEL HOSPITAL CLÍNICO SAN CARLOS
UNIDAD DE PATOLOGÍA DE LA MAMA  DEL HOSPITAL CLÍNICO SAN CARLOS
50 años ago

UNIDAD DE PATOLOGÍA DE LA MAMA DEL HOSPITAL CLÍNICO SAN CARLOS

unidaddemama

 

 

La Unidad de Patología de la Mama es el lugar donde una mujer recibe atención integral y, en caso de que sea paciente con cáncer de mama, un tratamiento multidisciplinar.

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer. Afectará, según los países, a una de cada 8-9 mujeres; es decir, alrededor del 11% de la población femenina padecerá esta enfermedad en algún momento de su vida. El pronóstico es relativamente bueno, con una supervivencia de 5 años para cerca del 80%. Pese a ello, “es la principal causa de muerte por cáncer en la población femenina”, señala el Dr. José María Román Santamaría, director de la Unidad de Patología de la Mama del Hospital Clínico San Carlos. En su opinión, ningún otro órgano ni ningún otro tipo de cáncer han despertado tanta competencia entre los miembros de la comunidad médica. “Hemos visto que los ginecólogos reclaman para sí el manejo de esa patología esgrimiendo que es un órgano sexual secundario femenino. Los cirujanos también insisten en el tratamiento quirúrgico. Los oncólogos nos ilusionan con el aumento de supervivencia gracias a su quimioterapia. Los radioterapeutas nos hablan de que el control loco-regional de la patología ha conseguido grandes avances. Los radiólogos, los dermatólogos…”. Sin embargo, afirma el Dr. Román, “la mama es de la mujer, y tiene todo el derecho del mundo a que su problema sea tratado con la mayor profesionalidad”. Para ello, añade,  “debe tener acceso a un equipo con una formación adecuada, que trabaje con una evidente dedicación a este problema y que lo haga en un medio propicio”.

Específicas para ellas

Las Unidades de Patología de la Mama (UPM) son los centros donde una mujer va a ser diagnosticada e informada sobre su tratamiento y donde se evaluarán los resultados del mismo. “Allí se le proporciona la información necesaria para que la paciente pueda tomar parte de las decisiones y participar en la planificación de su tratamiento”, explica el Dr. Román. Las UPM no surgen como una subespecialidad sino como una convergencia de especialidades; se trata de reunir a los profesionales que dentro de su propia especialidad estén interesados en la patología mamaria y “cuanta más dedicación tengan a este problema, mejor” añade el Dr. Román.

A posteriori, cuando parte de dos o más servicios -que atienden de forma significativa a una paciente a lo largo de su proceso asistencial- deciden trabajar conjuntamente para mejorar la eficiencia, la efectividad y la satisfacción de los profesionales, pacientes y familiares involucrados, se crea la Unidad Funcional de la Mama de 2ª generación. Para ello, al equipo de esta Unidad se le responsabiliza tanto del valor como de la sostenibilidad de la misma.  Este trabajo debe realizarse en una localización donde se pueda trabajar conjuntamente. Según el Dr. Román, la Unidad Funcional es capaz de modificar el proceso asistencial para mejorar la efectividad y la eficacia. “Estas unidades deben ocuparse de la patología mamaria desde la benignidad hasta los cuidados paliativos, pasando por una Unidad de Cribado que les proporcione diagnósticos más precoces”, afirma.

Es indispensable que en una Unidad de Patología Mamaria exista la Consulta de Consejo Genético, porque ayuda a seleccionar a las pacientes de alto riesgo de padecer cáncer de mama y a llevar a cabo un tratamiento profiláctico si se necesita. En el Hospital Clínico San Carlos cuentan con esta consulta desde hace quince años, pero no todos los hospitales pueden tener una UPM. Los requisitos mínimos para disponer de ella son: que la población asistida sea significativamente amplia -250.000 a 300.000 personas, de las que se diagnostiquen al menos 150 casos al año-; que se pueda dotar de medios a los especialistas implicados en esta patología; que se asignen los medios materiales necesarios, y que los profesionales estén preparados para poder asistir a la paciente en todos los estadios.

No todo es cáncer

Entre todas las dependencias de la UPM del Hospital Clínico, el pasado año se atendieron alrededor de 14.000 mujeres. “No todas son nuevas pacientes sino que la mayoría corresponde a pacientes en revisión de procesos benignos o malignos, ya conocidos por nuestra Unidad”, aclara el Dr. Román.

Por tanto, la visita a la UPM no es sinónimo de consulta de cáncer de mama. Aquí se trata toda la patología mamaria benigna o maligna. “Haciendo un cálculo aproximado, solo el 15% de las pacientes que acuden tienen relación con procesos cancerígenos”, puntualiza. Esta Unidad también cuenta con una psicooncóloga dedicada en exclusividad a la patología mamaria. “Todas las pacientes que ingresan contactan con la doctora Olivares, que les ayuda y apoya en este trance e incluso, en ocasiones, detecta patologías que estaban encubiertas o silenciadas”, explica el Dr. Román.  Creada en el año 1980, la UPM del Hospital Clínico cuenta con un equipo multidisciplinar al que se han ido incorporando diferentes profesionales muy cualificados. En la actualidad, su organigrama está formado por un jefe de unidad, que es un médico con actividad clínica; y un comité para la elaboración de protocolos y el control de calidad, que está compuesto por un coordinador y los siguientes profesionales clínicos: ginecólogos, ginecólogos oncológicos y patólogos de la mama, cirujanos, radiólogos, oncólogos médicos, radioterapeutas, psicólogos, cirujanos plásticos, especialistas en medicina nuclear, en cuidados paliativos, enfermeras oncológicas, genetistas, especialistas en prevención de linfedema, protésicos, trabajadores sociales y un gestor de casos. “Todos estos miembros están intercomunicados y, en este momento, el centro está habilitando un espacio donde puedan trabajar todos al mismo tiempo”, señala el Dr. Román.

Docencia e investigación

Además de la actividad asistencial, cabe destacar la actividad docente que llevan a cabo en esta UPM ya que en ella se forman especialistas tanto del propio Hospital Clínico como procedentes de otros centros, y la investigadora, área en la que cuentan con publicaciones nacionales e internacionales de prestigio.

La actividad docente se dirige a varios niveles. Se enseñan las primeras pinceladas a los alumnos de la carrera de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), y además, “contamos con 16 médicos residentes que ‘rotan’ por la Unidad y el quirófano, donde aprenden el manejo de la patología mamaria y se familiarizan con los procesos diagnósticos y los tratamientos”, comenta el Dr. Román.

Respecto a la investigación, la actividad de la Unidad es casi frenética, teniendo en cuenta que el Hospital Clínico ha sido por tradición un centro docente e investigador por excelencia. En el Servicio de Ginecología, además de estar dirigiendo varias tesis doctorales, se están siguiendo varias líneas de investigación, como por ejemplo un nuevo método de detección de ganglio centinela.

Leave a comment

Uso de cookies

En www.revistalvr.es utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui

ACEPTAR
Aviso de cookies